martes, 22 de mayo de 2012

Decantación

.
.
.
La soledad me invade. Es una mancha de aceite que me hostiga cuando, como ahora, estoy tomando mates sobre mi escritorio.

Entonces lloro, como si se tratara de la peor tragedia de la historia. Lloro y levanto los pies. Lloro para disuadirla. Lloro para inventarme un pequeño lago alrededor, y ser isla, y mantenerme a salvo.
.
.
.


21 comentarios:

Maritza dijo...

Qué hermosura de tratamiento de la soledad...una isla para estar a salvo.

Me emocionas mucho, Leo...

Noelia Palma dijo...

aaaaaaaaaahhhhhhhhhh
te detesto

Miguel Buján dijo...

Serás un Robinson que no salte diariamente hacia la playa en busca de barriles de pólvora mojada o cecina en salazón o Viernes repletos de amor y hojas de palma a la cintura. Y quizás entonces los naufragados te observen, muertos de envidia, a salvo del hundimiento.

Por si acaso, Leo, vaya ud haciendo un buen acopio de hierba mate por si caminar sobre las aguas (en busca de un colmado) no sea una de tus capacidades. Más vale prevenir que añorar.

Un saludo.

Leo Mercado dijo...

Y a mi me emociona mucho que vos puedas hacerlo al leerme, Maritza.
Muchas gracias por eso.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Gracias Noe (jajajajajaja).
Besos.

Leo Mercado dijo...

No, no lo es, Miguel, jajajajaja. Y sí, acopio, acopio, acopio....
Gracias por la visita.
Saludos.

loli dijo...

triste naufrago de penas...yo tambien habito una isla...a veces.
Me encanta tu blog que visito a diario...
Un abrazo.

Laura Rivera dijo...

Leo, qué hermosas palabras, una descripción muy sensible, me encanta leerte!
Un abrazo

Leo Mercado dijo...

De alguna manera, loli, todos habitamos una isla (todos somos una isla).
Lo importante, en este caso, es reconocer al enemigo, diferenciarlo. Es muy dificil luchar cuando uno no sabe contra quien o que.
Gracias por visitarme.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Laura, esta isla está rodeada de gente muy talentosa (como vos). Muchas gracias por el ánimo y la lectura.
Besos.

Carolina dijo...

Pues yo quiero naufragar cerca de esa isla.

Carolina dijo...

Este texto es fabuloso, tiene todo los ingredientes.
En cuanto al contenido ( y cometiendo ese pecado de asumir que toda producción literaria es basada en hechos reales) debo confesar que quisiera naufragar cerca de esa isla.

Leo Mercado dijo...

Pues, Carolina, vos ya naufragaste cerca de esta isla, y, de hecho, la habitás conmigo.

Anónimo dijo...

"llorar a lagrima viva"
Lindo.
DianaV

Leo Mercado dijo...

Es "a moco tendido" como diría Oliverio....
Besos, Diana V.

Anónimo dijo...

Ajá, a lagrima viva, Girondo

Leo Mercado dijo...

Eso, a lágrima viva....

Mariela Laudecina dijo...

Fui una isla, alguna vez.


To be or not to be

Me llamo isla de galápagos, no sé nadar a pesar de mi condición flotante y la lentitud de las tortugas me pone nerviosa. En estado de sobriedad puedo arrancarte los pelos. Por lo general, soy toda una señorita.


Me llamo isla de galápagos y vivo en el limbo azul de los confines boreales a 100 kilómetros de tu arrogancia.


Me llamo isla de galápagos, si por casualidad llegás a mi, convido extravagancias, tierra caliente, brisa de cuatro direcciones y la maravillosa experiencia de sentirse solo. No, no significa paz.


Me llamo isla de galápagos de mañanas tristes y noches alborotadas. Quisiera ser uno de los lobos marinos que me habitan.


Me llamo isla de galápagos y me hubiera gustado llamarme Anémona, a ellas las besa el viento, a mi me azota.

Leo Mercado dijo...

Mariela: EXIJO con urgencia (y redundancia) sus "Ciruelas".

Mariela Laudecina dijo...

Te las mando en breve. abrazo.

Leo Mercado dijo...

Habré de esperarlo con ansias...