sábado, 7 de abril de 2012

Diario de mar: día 58, junio de 1491.

.
.
                                          a la niña pez
.
.
.
resisto

como un capitán que
amarrado al mástil principal
de su navío
se niega a entregarse
al mar

y aprieta los dientes
y frunce el ceño
y teme con todo el amor del mundo

y resiste
.
.
.

10 comentarios:

M. Jimena dijo...

Es siempre un placer pasar por acá, saludos!

Leo Mercado dijo...

Gracias, Jimena.
Besos.

Noelia Palma dijo...

bueno, querido, que cuando más querés resistir menos resistís! no?

Leo Mercado dijo...

No no, al revés...

el maquinista ciego dijo...

Hace poco me atravesó como un rayo la idea de que aquel al que amo algún día morirá...no sabía cómo explicar ese instante punzante, así que muchas gracias por el verso...por decirme que a eso se le llama 'temer con todo el amor del mundo'...

...si acaso alguien vuelve a preguntar para qué sirve la poesía, quizás hayamos de remitir su barca a esta coordenada...

Abrazos!

un tordo dijo...

Odiseo enamorado!
un abrazote Leo

Leo Mercado dijo...

Gracias Maquinista.
Comentarios como el tuyo no hacen sino afianzar eso que aquellos que tenemos a la poesía como arma (de libertad) consideramos menester.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Eleonora... Qué puedo decirte... Sos una poeta admirable, y para mí es un verdadero honor saber que me leés.
Besos.

protervidad dijo...

Resistir, y ¿algún conjuro para no caer?...

Ésto es un océano transcendental, un salvaje extraño.... No, no, he amado este poema, lo estoy amando mientras me odio por repetir tanto lo terrible de su armonía perfecta.

He escuchado los poemas.......

Cada imagen es de manicomio, un cauterio..

"...te descubro al descubrirme, me espero al esperarte..."

Ebria de oír el llanto de los pájaros que hacen la pureza...

Leo Mercado dijo...

Ufffff. No sé si soy digno de tamañas palabras...
Gracias.
Gracias.
Gracias.