sábado, 31 de marzo de 2012

VII

.
.
.
a veces
la soledad es un espanto alado
un buitre
que me revolotea la sangre
.
.
.

10 comentarios:

Noelia Palma dijo...

a veces?

pero cuánto dura ese momento?

ufa

(ya lo sé, qué comentario boludo, no? pero bueno, me sale así)

Leo Mercado dijo...

Jajajajajajaja.
Abrazos, amiga!

Nueva Luna dijo...

Pero mientras esa sangre esté viva...no habrá buitre que pueda alcanzarla!!! Siempre, un placer leerte. Bsos

Leo Mercado dijo...

Gracias, NL.
Besos.

laura dijo...

perfecta metáfora Juan,

la soledad entrega sus alas muy a menudo. Las deja de lado y hace lo posible por instalarse



y los buitres detectan la sangre como nadie



un abrazo

Leo Mercado dijo...

Gracias, Susana.
Un abrazo.

Susan Urich dijo...

B-e-l-l-o!!!!

Y sí, la soledad con sus rostros de matar, a veces...

Leo Mercado dijo...

Sólo a veces, Susan....

Marta Rodriguez dijo...

Increíble definición en tan pocas palabras.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Marta.
Saludos.