jueves, 29 de marzo de 2012

VI

.
.
.

a mí me toca el oficio
de acantilar el viento
.
.
.

12 comentarios:

Juan Ojeda dijo...

Puede ser un oficio triste, o no. Depende del caso.

Igualmente me voy pensando con cierta melancolía en los vientos a la deriva del silencio,,, sonriendo por tanto silencio a la deriva del viento.

Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Es un oficio alado, Juan.
Gracias por venir.
Abrazo.

Anónimo dijo...

Olas trémulas al atardecer.

Leo Mercado dijo...

Tremulísimas....

Susan Urich dijo...

Andas filo, Leonardo. Son tan largos tus poemas breves...

Leo Mercado dijo...

Gracias, Susan.
Besos.

Mariela Laudecina dijo...

"En el país del viento, el inestable es rey"
Otro de Ciruelas para ti.
Avec plaisir.
Me mata tu ser lacónico.

Leo Mercado dijo...

Mí ser lacónico. Tú ser generosa.

Mariela Laudecina dijo...

jajajajajajj! Tu "ser", "tu parte". Debería haber puesto comillas pero me gustó más como queda a lo Tarzán.

Leo Mercado dijo...

Juaaaaaaaaaaa..... No no, coincido, me gusta más el tarzanismo (demasiada "dandydad" tiene uno en la vida ordinaria).

Marisa Zweifel dijo...

Hola amigo! Hoy me deleito en tus versos, leí toda tu producción desde marzo hasta ahora y encuentro un Leo amante, queriendo acortar distancias, latitudes.
Encuentro que hay un pez que navega por sus venas.
Excelente, buenísimo todo!
Sabés que siempre me doy una vuelta. Te mando un beso.

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias Marisa!!!!!!!!!!!!
Besotes.