domingo, 18 de marzo de 2012

IV

.
.
.
husmear
al norte
la certidumbre
del borde de tus pechos
(como un desaforado can ante la presa inmóvil)

recolectar al sur
por ósmosis
el sudor de tu vientre
(agua del mañana)

encumbrando la línea recta de tus tibias
(ese desfiladero latente)

y
ante la desnudez
devorar la comisura
en un bocado río adentro
habitándote
.
.
.

16 comentarios:

laura dijo...

excelente analogía usando las metáforas adecuadas que hacen de este poema un lujito

y no soy amable, Leo, creeme que no lo soy. Digo lo que creo con sinceridad

un abrazo

El Joven llamado Cuervo dijo...

Creo que me gustaría indagar ese mapa...

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias por la sinceridad entonces, Laura.
Besos.

Leo Mercado dijo...

No Joven, no te lo presto.

Salomé dijo...

Ganas de marcarme todos los puntos cardinales en el cuerpo.

Leo Mercado dijo...

Gracias por la visita, Salomé.
Besos.

Anónimo dijo...

Ay ay ay ay ay ay ay ay ay.....

A un habitante así, dan ganas de darle asilo de por de vida.

Una belleza de poema que no merece semejante comentario guarro. Es que brota el volcán de mi sistema simpático.
Me fascinó, realmente me fascinó..y el poema también.

Nueva Luna dijo...

un hombre que habita así, es como un fuego que ilumina la tierra coronando con soles todos y cada uno de sus huecos...
Bellísimo leo, sensual...muy bello.

Leo Mercado dijo...

Jajajajajajajaja. Así funcionan los sistemas simpáticos....
Gracias.
bESO.

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias, N.L.
Besos.

Jorge Ampuero dijo...

Apetecible tour corpóreo bajo la desnuda piel de la poesía.

Saludos Leo.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Jorge.
Fuerte abrazo.

LIdia Fernandez dijo...

¿porque no aprobaste mi comentario a este poema?. Estaba muy emocionada, recuerdo, ¿dije algo inconveniente?

Leo Mercado dijo...

Porque nunca llegó, Lidia.
Nada que vos digas podría ser inconveniente, así que, bien podrías enviarlo nuevamente, no?
Besos.

LIdia Fernandez dijo...

Me acuerdo muy bien cómo empezaba:
MA-RA-VI-LLA-E-RO-TI-CA

no se cómo seguía, algo respecto a ejemplar en esa materia

Y una objeción final: ¿por qué can y no perro, lobo, o algún animal real?
(para mi, can, solo el Can Cerbero)
Quizá necesitabas que tuviera una sola sílaba?
Como sea, es muy poderoso
Besos

Leo Mercado dijo...

Gracias, Lidia.
Y no sé.... Mi imaginación es muy limitada, entonces me cuesta crear objetos reales, como perros o lobos...
Gracias.
Besos.