sábado, 21 de enero de 2012

29

.
.
.
debo guardar
lo que no puedo decirte
en una caja de fósforos
bajo el sol 
.
.
.

13 comentarios:

lobamarino dijo...

y así se quemará y ya no podrá ser dicho nunca jamás.
besos

San dijo...

Así se perderá todo lo que uno siente, pena llegar a ese punto.
Precioso poema Leo.
Un saludo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Quemá esas palabras!

soy... dijo...

Así no se puede no.

Quememos todo, mejor.

Que no llamen a los bomberos.

Un saludo.

Eme dijo...

y solo el fuego sera el encargado de transformar mi amor en cenizas,

besosdulces*

Juan Ojeda dijo...

Bueno, en este caso depende de cuanto sol estemos hablando; bien podría ser un sol entre nubes... igual prefiero el inapelable fuego propio,,, no voy a cargarle al universo el precio de mi silencio,

Me encantó el poema, me voy lleno de imágenes.

Abrazo.

Luna dijo...

A veces no se puede, otras no se quiere.
Otras se escriben poemas como este y se dice todo.

Saludos, Leo.

Leo Mercado dijo...

Queridos amigos: Sospecho que no terminé de dilucidar la idea del poema.
Se trata de que, de cualquier manera, lo que no puedo decir salga a la luz.
Podría haber sido cualquier otro lugar, sin embargo es una caja de fósforos al sol. Quiero decir: es sólo cuestión de tiempo que lo no dicho lo sea.
Eso...
Abrazos y besos a todos/as.

Noelia Palma dijo...

y lo que decís, es parte del poema, que no siempre es visible, pero sí vivible (ajá, existe esa palabra?)

protervidad dijo...

Para la implosión cromática de toda la urgencia que requiere su lengua al pronunciar-se

noe dijo...

Al final prenderán aunque el momento ya no se sea el adecuado...

Leo Mercado dijo...

Sin duda alguna. Y para que el mundo lo sepa.
Besos.

Leo Mercado dijo...

O sí, Noe, y habrá que asumir el riesgo.
Besos.