lunes, 16 de enero de 2012

25

.
.
.
todas las mañanas
sacudo mi almohada
con frenesí

y los poemas
desordenados y confusos
caen a mi merced
.
.
.

18 comentarios:

Noelia Palma dijo...

esos deben ser los que te tejen la barba cada mañana Leíto...

El Joven llamado Cuervo dijo...

Suerte para vos!

soy... dijo...

Entonces eres dichoso, eres feliz.

!Quién no quisiera mañanas como esas!

Un saludo.

Leo Mercado dijo...

Es posible, Noe, no lo sé.
Besos.

Leo Mercado dijo...

Joven: Crees que la necesite?

Leo Mercado dijo...

Soy...: Sí, de alguna manera lo soy.
Abrazo.

Verónica C. dijo...

Qué afortunado, Leo, así puedes ordenarlos y hacerlos letras.
A mi se me evaporan y ya me duele, son geniales!!!

Besos

Leo Mercado dijo...

Yo creo que así ellos me ordenan el día (aunque no parezca).
Besos, Vero.

Jorge Ampuero dijo...

Suele suceder. Hay poemas devueltos por el sueño o el desvelo.

Saludos.

Juan Ojeda dijo...

Pasar el día poniéndole orden a todas aquellas cosas que uno ha traído del mundo del sueño,

algo así debe indicar la libreta de un viajero; un poeta.

Abrazo.

Leo Mercado dijo...

Jorge: Esos poemas, por lo general, son los mejores.
Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Y así lo indica la libreta (el "cuaderno rojo"), Juan.
Muchas gracias por la visita.
Un abrazo.

Mariposa dijo...

Todo lo que debe guardar la almohada, muchas veces, siguiendo la linea de mis cementerios, digo que debajo de la almohada, tambien, entre otras cosas, yacen algunos recuerdos que quiero enterrar... Lo tuyo sin lugar a dudas es mas lindo y productivo... Besos! ;)

Leo Mercado dijo...

Es porque la almohada, Mariposa, también pertenece a Pandora.
Besos.

Maritza dijo...

Entonces es porque eres el dueño y señor de ellos...

Felicitaciones!
Besos.

Leo Mercado dijo...

A veces dudo, Maritza....
Besos.

LIdia Fernandez dijo...

Yo quiero una almohada de esas, como quiero ganar la lotería, o que salga un genio de mi cafetera.
Sin embargo, me alegra que la tengas vos, porque en lugar de barrer los poemas desordenados, te adueñás de ellos y los compartís

Leo Mercado dijo...

Te presto la mía, Lidia. Eso sí, vas a tener que aprender a desentrañar mi idioma...
Besos.