domingo, 15 de enero de 2012

18

.
.
.
un recinto
al borde del fracaso
para llorar a moco tendido

necesito
.
.
.

22 comentarios:

Noelia Palma dijo...

la putísima madre, Leo!!!

Mar Horno dijo...

A veces, llorar a moco tendido es justo y necesario. Una catarsis. Después uno resurge de sus cenizas. Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Noelia Palma: boca sucia!
Jajajajaja.

Leo Mercado dijo...

Mar: Sí, es justo, justo, justo.
Gracias.

Noelia Palma dijo...

nono, boca sucia nada, leerte me provoca rajarte a puteadas, así, de esas que no te olvidás, pero de lo bien que escribís, pendejazo

Leo Mercado dijo...

No no no: boca sucia.
(Ja!).

Maritza dijo...

Te regalaría un recinto al borde de la esperanza...

Besos.

Juan Ojeda dijo...

casi, casi, casi

Y justo yo volvía a leer estos versos hace un rato: http://www.literaberinto.com/vueltamundo/llorargirondo.htm

Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Y yo lo recibiría encantado, Maritza.
Gracias.

Leo Mercado dijo...

O. Girondo!!!!!
Gracias Juan por el recuerdo. Uno debería volver siempre a Oliverio, aunque sea para llorar a lágrima viva.
Abrazos.

...jebumarï... dijo...

oh :(
me da tristeza.

El recinto puede ser un viaje.
un beso grande

Leo Mercado dijo...

Ojalá sea un viaje, Jesu: un viaje a mí mismo.
Besos.

Noelia Palma dijo...

Leo!
mirá, estaba escuchando esto y me recordó a vos, y pensé que esta versión puede gustarte, y mucho...

http://www.youtube.com/watch?v=hAeTbzWBNkQ&feature=related

yo te la regalo!

Alicia María Abatilli dijo...

En un principio leí "al borde del frasco" y me sonreí, luego lo volví a leer y me entristecí.
De cualquier manera, me gustó.
Alicia

Leo Mercado dijo...

Gracias chiquita.
Viene bien.
Besos.

Leo Mercado dijo...

Alicia: El frasco podría estar repleto de fracaso.
Gracias por tu visita.
Un beso.

soy... dijo...

Cual será la pena...

No, leo, no me la cuentes.

Puedo ser muy empático.

Un saludo.

Leo Mercado dijo...

Un abrazo.
Gracias por la visita.

Mariela Laudecina dijo...

Lloro hasta caminando por la ciudad. Soy mi propio recinto.

Leo Mercado dijo...

Cuidado con el llanto: uno se sorprende isla.

Mariela Laudecina dijo...

Ya no hay vuelta atrás para mí.

Leo Mercado dijo...

No importa, porque siempre hay un barco que puede rescatarte.