miércoles, 18 de enero de 2012

11

.
.
.
desvestí tu cuerpo
para arropar el poema
.
.
.

28 comentarios:

Maritza dijo...

mmm...momento único y seductor (total!).

Besos, Leo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Nunca mejor vestido.

Juan Ojeda dijo...

Benditos sean esos poemas con fríos tan oportunos,,, muy delicados versos.

Un abrazo.

soy... dijo...

Quisiera oler esa piel.

y probarla...

Un saludo.

Mariposa dijo...

Wow! y de la desnudez la creación... Me gustó!

Nueva Luna dijo...

Y el poema se vistió de ti...Bello, como siempre. Besos

Patricia Nasello dijo...

Muy hermoso, Leo!

Anónimo dijo...

Cuando arropás un poema, el mundo se desnuda a tus pies.

( Bellísimo)

Lucas Fulgi dijo...

Muy lindo poema.

Leo Mercado dijo...

Gracias, Maritza.
Besos largos hasta allá!

Leo Mercado dijo...

Nunca mejor cuerpo, desvestido...
Gracias, Jóven....

Leo Mercado dijo...

Gracias, Juan.
Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Soy...: Hablás de la piel del poema?

Leo Mercado dijo...

Gracias Mariposa.
Besotes.

Leo Mercado dijo...

Patri: Que alegría me da verte por aquí!!!!!!
Besos.

Leo Mercado dijo...

N.L.: Yo creo que el poema se despoja de mí...
Besos.

Leo Mercado dijo...

El poema entonces, Anónimo, es el mundo desnudo a mis pies. O ese cuerpo.... Ese....
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Muchas gracias Lucas.
Anbrazos.

Jorge Ampuero dijo...

O viceversa:

Desvestí el poema
para arropar tu cuerpo.

Saludos :)

Leo Mercado dijo...

Sí, Jorge; realmente no sé quién desvistió a qué.
Abrazos.

Luna dijo...

Y el poema te vistió a vos.

camino roque dijo...

yo hubiera dicho
que es al poema que desvistes
descubriéndonos su esencia

Cecilia Quílez dijo...

Cuando tengo hambre de poesía me doy una vuelta por tu casa...y me pierdo en cada estancia de sus poemas. Sublime, Leo. Bss

Leo Mercado dijo...

Posiblemente, Lunita.
Gracias por venir.
Besos.

Leo Mercado dijo...

Camino: Pues lo has dicho.
Besos.

Leo Mercado dijo...

Cecilia Q.: No me digas eso... Vos sos una poeta increible, y si de hambruna se trata, no tenés más que revisar alguno de tus bolsillos, repletos de hermosos versos para saciar cualquier eventualidad.
Un honor para mí.
Y un placer.
Besos.

protervidad dijo...

Qué condenas, qué alas, qué sangre, la ausencia que deja el final, leer éste poema, es preciso con una instrucción adherida en él... Es escuchar una canción de Carmina Burana y detenerse a decir-: Momento, memento, oh, en la brevedad me ha culminado, de inmediato.

Vestir un poema, la posesión de todas las palabras la vanidad de los íntimos significados...

Leo Mercado dijo...

Lo importante aquí es desvestir este cuerpo. Con un cuerpo hermoso desvestido, cualquier poema se viste por sí mismo.
Gracias por venir, Wini.
Besos.