miércoles, 26 de diciembre de 2012

UN RECREO

.
.
.
Desajustar la corbata. Liberar la camisa de la cintura. Abandonar el sutil oficio de licenciado en excavaciones, de doctor en historias inventadas, de experto en quién sabe qué; de inútil cuentacuentista. Abrir la ventana de palmo a palmo, ignorando los cinco pisos de altura. Cruzar un pie primero, y ceñirme con las manos de los marcos para ayudar a mi cuerpo a cruzar el umbral. Pasar luego la pierna restante, y saberme por fin del otro lado, buscando al conejo.
.
.
.

lunes, 24 de diciembre de 2012

5


 .
.
.
con mis retinas miopes
les imprimo vértigo
a las nubes
.
.
.

domingo, 23 de diciembre de 2012

viernes, 21 de diciembre de 2012

19

.
.
.
en el papel
descansan
las obligaciones

 
los postergados renglones
todo su eterno letargo

 
en mi piel el hambre
de otros ojos

 
una barba sin mensura
ni oscilaciones elocuentes

 

 
de poco sirve ahora lo tangible
apresado en la condescendiente forma
 
digamos que quisiera
ser parte de tu boca
absurdo
absurdamente
.
.
.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

.
.
.
tengo que romper por fin
de un golpe
el cristal que subyace a lo efímero

y besarte
.
.
.

martes, 18 de diciembre de 2012

4

.
.
.
es posible sostener
en mi retina
la nube que dibuja
el contorno de tu boca
en el cielo de una ciudad ajena


mientras dura el beso
.
.
.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Si yo regara las plantas, como se riegan las plantas, o como al menos ellas merecen ser regadas, yo entendería que no hago sino aprontar el ejercicio alado del pájaro que se posa en la rama maltrecha del árbol que en este mismísimo instante estoy mirando. La rama. El pájaro. El oxígeno que la planta, generosa, nos concede al pájaro y a mí. Al pájaro que ya no está en la rama; y a mí que ya no estoy; que ya he dejado a las plantas a su suerte; que ya no tengo oxígeno posible; que me voy, siguiento al pájaro; que ya no necesito nada.

sábado, 8 de diciembre de 2012

.
.
.
a veces
parece
que todo
está
dicho
.
.
.

jueves, 6 de diciembre de 2012

3

.
.
.
desprendido
del velo incierto
de la noche

     c
        a
            i
               g
                  o
.
.
.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

lunes, 3 de diciembre de 2012

domingo, 2 de diciembre de 2012

Contrariedades

.
.
.
                                                                                      a Caro

A fuerza de contrariedades, reafirmo esa dulzura punzante que me maniobra el metatarso (aquello que ignoro si no fuera por el advenimiento preciso de tu risa desbocada), y que yo procuro compartir con mis compañeros de usanza del colectivo, a fuerza de besos que no doy, de abrazos que no tengo, de iras que me engullo y me guardo para mí mismo; a fuerza de un tendón inflamado en mi mano oeste, que no acaricia tu cara, pero que la dibuja tenuemente en el vaho de la ventanilla.
.
.
.

jueves, 29 de noviembre de 2012

1

.
.
.
un canto
en la pulcritud estridente de la noche
que atesore para siempre
la música de tus manos
.
.
.

martes, 27 de noviembre de 2012

29

.
.
.
deberemos sostener la arboleda

       apuntalarla con pájaros
            para que no se nos olvide
            la sutil transparencia
            del vuelo
.

.
.

lunes, 26 de noviembre de 2012

28


.
.
.
un verso
reconstruye la pasividad
de tu cepillo de dientes
y el espasmo
ante la ausencia de tu boca
.
.
.

domingo, 18 de noviembre de 2012

27

.
.
.
que no soy más que un despojo
mojado por la lluvia
te dije

entonces sonreíste
.
.
.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Miércoles

.
.

.
Remendar el tedio, porque está partido en mil partes, porque es miércoles y el fin de semana se presenta tan lejano como las vísperas de alguna anunciación. Acomodarlo, rejuntarlo; en fin, ensamblarlo. Porque afiebrarse fraccionadamente no tiene razón alguna. Porque es necesario incluso levantar la alfombra y recuperar los restos ahí extraviados. Y tenerlos a todos juntos, desparramados sobre la mesa, como si de remontar pretéritas vértebras se tratara.

Y una vez terminada la faena, recién entonces mirar sobre el plato la impronta de tu boca en la galleta a medio comer. Y llorarte toda.
.
.
.

martes, 13 de noviembre de 2012

26

.
.
.
tu perfume
sujetándose
al borde de la puerta


manteniéndome vivo
.
.
.

lunes, 12 de noviembre de 2012

25 (poema para armar, para amar)

.
.
.
(1) nada
(2) cerca

 

con vos
(2)
no hace falta
(1)
.
.
.

sábado, 10 de noviembre de 2012

24


.
.
.
sobre una hoja verde

se dibuja el contorno acuoso de la uva

que

al derramarse

es tu pelo rubio

tus ojos cielo

y más al sur aún

la boca que besa

este sábadotresdenoviembredelañodosmildoce
.
.
.

viernes, 9 de noviembre de 2012

23

.
.
.
un latido
remontando un gato negro
cola lomo cabeza

 
deslizándose en el suelo
baldosa junta baldosa

 
ascendiendo entre las sábanas
pliegue algodón manta

 
obnubilando la calidez
pie muslo sexo
.
.
.

martes, 30 de octubre de 2012

ORIGEN

.
.
.
          Los antiguos habitantes de la Mesopotamia sostenían que el ácido de la primera cebolla domesticada, eyectado accidentalmente sobre los ojos de su cosechador, habría inventado el llanto.
          Desde entonces, nos pasamos unos cinco mil años tratando de entender la tristeza.


(De "Hacer el cuento, microcrónicas", Macedonia, 2012)
.
.
.

lunes, 22 de octubre de 2012

Algunas imágenes de la Feria del Libro 2012 (Mendoza)

 Con Caro Fernández, Débora Benacot, Roque Grillo, Martín Dapas y Juan Manuel Montes
 Con Caro Fernández
 Con Leo Dolengiewich
 Lectura de textos (con Caro Fernández y Leandro Hidalgo)
 Stand de Triple C (Caro Fernández y nuestro "Hacer el cuento")
 Con Caro Fernández, Raúl Brasca, Débora Benacot, Leo Dolengiewich y Juan Manuel Montes
 Lectura de "Eros Gourmet" (con Caro Fernández sonriendo vaya uno a saber por qué...)
 Presentación, junto a Caro Fernández, de "Hacer el cuento, microcrónicas"
 En el Espacio Cultural Julio Le Parc (alucinante!)
 Con Roque Grillo, Luisa Valenzuela, Jorge Rudman, noséquién, Miriam Di Gerónimo, Caro Fernández, Greta Martínez, Débora Benacot y Juan Manuel Montes

lunes, 8 de octubre de 2012

17

.
.
.
mi irreverente soledad
no perdona pormenores

 
me vuelve antropófago

 
y me sienta a la mesa
cuchillo en mano

para que me devore

de las afueras al centro
.
.
.

jueves, 4 de octubre de 2012

21

.
.
.
en verdad
ella pinta un puente
entre su cielo
y mi oído
.
.
.

lunes, 1 de octubre de 2012

LUNA


Alguien se preguntará por qué la nombro hasta cansar, y yo diré que aquí, tan alto entre los cerros, es lo primero que la noche le concede a esta soledad.

sábado, 29 de septiembre de 2012

3 (reeditado)

.
.
.
Levantar los párpados. Sacudirse la cama del cuerpo. Saber que una mujer vela mi sueño. Que no estoy solo. Que el órgano vital bombea desparejo, pero bombea. Hacer una pausa. Mirar (como aquella noche) los pies desnudos. Saberlos enclenques, pero resistentes.

Caminar con pasos breves. Despabilar el café del frasco. Despabilarme. Abrir el agua caliente. (Mientras tanto el café en la taza). Depurarme. Quitarme lo que no es mío, lo que no me corresponde. Reencontrarme con lo último que me cubrió anoche. Dejar que sea lo primero del día.

Deshacer el polvo. Andar. Creer que lo único que sostiene la estrella es la desidia con la que me aferro al mundo. Pensar en los muertos de la espera. En los vivos hostigándolos, inquiriéndoles premuras. Decir hola qué tal buen día, con la cara llena de risa. Y tragar ácido, por lo bajo.

Rehacer el polvo. Andar. Volver. Saber que una mujer vela mi sueño. Que no estoy solo. Aunque aquí, entre estas cuatro paredes, las manchas de humedad exijan tener los huevos que no tengo para mandar todo a la mismísima mierda. Y recomenzar.
.
.
.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

22

.
.
.
repleto de esos gestos
sólo proclives a la lluvia
lloro

como si de eso dependiera
descargar al fin
el cielo de tus ojos
.
.
.

martes, 25 de septiembre de 2012

20

.
.
.
la luz
por la ventana
envidia
                        tu pelo
                        a pequeños sorbos
                        sobre la almohada
.
.
.

lunes, 24 de septiembre de 2012

13

.
.
.
desplazar la noche
es
remontar tu vientre
.
.
.

sábado, 22 de septiembre de 2012

18

.
.
.
soy la presa
del olfato
de tu sangre
.
.
.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Canción desesperada


Algún día tendrá que acabarse este tomar mates solo, este dormir la siesta sin un calorcito animado al cual acurrucarme; tendrá que acabarse la fatiga de los viernes por la noche, en calzones y medias, barbudo, despeinado, homínido involucionado; la dureza de pensarte hasta el hartazgo en el helado de chocolate granizado, lengua solitaria de la tarde del sábado; el incompartido asombro ante el descubrimiento de un cuento de Denevi, leído en voz alta, exclusivamente a mí mismo, acaso frente al espejo o la pared de ladrillos informes; se acabarán, espero, algún día, las disputas con nadie por el almuerzo del domingo, ravioles pegoteados con salsa salada, carne al horno incinerada. Algún día tendrá que acabarse el pochoclero ejercicio cinematográfico en una sala vacía, con una película mediocre o menos, y el consecuente malestar estomacal (nunca se acabarán los baldes enormes de pochoclos); alguna vez, no seré yo el que mime mis propias enfermedades, pañuelo en la frente, termómetro en mano. Algún día, Carolina, tendrás que venir.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

16

.
.
.
extrañarte
es hinchar mi cuerpo
de poemas
 
propios y ajenos
 
devorar metáforas
hasta indigestarme
 
y después
no saber qué hacer
.
.
.

martes, 18 de septiembre de 2012

14

.
.
.
busco abrigo
espero

 
asisto a toda posible hermosura

 
al cuerpo que sos
a mildoscientos

 
bailando aquí
conmigo
.
.
.

lunes, 17 de septiembre de 2012

11

.
.
.
responder
con sed
al primer interrogante

 
decir

tus pechos mudos

 
míos
.
.
.

sábado, 15 de septiembre de 2012

HACER EL CUENTO (microcrónicas) - Trailer



10

.
.
.
correr
con desesperación de ciempiés
hacia cualquier dirección
desmembrándome
.
.
.

viernes, 14 de septiembre de 2012

9

.
.
.
una mujer sueña

y un hombre mece el mar
en el que ella navega
.
.
.

jueves, 13 de septiembre de 2012

8

.
.
.
no sé si ser
fuerte
o duro
es menester

cuando tengo flores en las manos
.
.
.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

7


.
.
.
he dicho
el cuenco de tus manos
para guardar
como un pequeño paraguas invertido
la lluvia
.
.
.

martes, 11 de septiembre de 2012

lunes, 10 de septiembre de 2012

6

.
.
.
me visto
una desnudez
acorde al arpa
que tu espalda tensa
en la cama
.
.
.

sábado, 8 de septiembre de 2012

5


.
.
.
hoy
cantamos juntos
la canción en la que ayer
nos nombrábamos
.
.
.

 

jueves, 6 de septiembre de 2012

3

.
.
.
para qué nombrar
lo que tu cuerpo
dilucidará en la cama
.
.
.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

2


.
.
.
en la línea diminuta
que mi lengua esboza
en tu muslo


aullando
.
.
.

martes, 4 de septiembre de 2012

33 (instrucciones para la cobardía)


.
.
.
correr hacia ninguna parte
hasta encontrar ningún vacío
en el que no sea posible
pararse al borde de nada


mirar al miedo subir por las piernas
verlo enflaquecerlas
y de cualquier manera
                                                                        no saltar
.
.
.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Delicadeza

.
.
.
Es noche en Singapur. Noche de cielo estrellado. Ahí, en la ciudad de los leones, la luna es un alfiler que punza con desenfreno.

Del otro lado del mundo, en Dos Ríos, una lluvia intensa azota con inusitada violencia los laterales del tabaco, desbordando los desiguales cauces y acrecentando la fatiga de mis pies enclavados en el barro.

La única delicadeza es ese tesón con el que te aferro a mi boca mojada, con el que te rescato de la manada que te acecha.
.
.
.

viernes, 31 de agosto de 2012

.
.
.
no
no es el día
es la noche reabsorbiéndose

es el vuelo de tu vestido
allá
allá lejos
impúdico

lo que me hace necesitar
breves cosas
que no tengo
.
.
.

miércoles, 29 de agosto de 2012

IV (reedición)

.
.
.

husmear
al norte
la certidumbre
del borde de tus pechos
(como un desaforado can ante la presa inmóvil)

recolectar al sur
por ósmosis
el sudor de tu vientre
(agua del mañana)

encumbrando la línea recta de tus tibias
(ese desfiladero latente)

y
ante la desnudez
devorar la comisura
en un bocado río adentro
habitándote
.
.
.

martes, 28 de agosto de 2012

XXVI

.
.
.
cuántas formas
hay
de ser relámpago
.
.
.

lunes, 27 de agosto de 2012

7


.
.
.
quiero
con tres versos
entorpecer tu desdicha
.
.
.

domingo, 26 de agosto de 2012

10


.
.
.
frágil


como el cristal sin vino
como la noche sin luna


como la cama vacía
donde mi cuerpo
amenaza con quebrarse
.
.
.

viernes, 24 de agosto de 2012

7

.
.
.
no quiero
ya nunca más
quinotos al whisky
y sambayón
sin vos
.
.
.

martes, 21 de agosto de 2012

9


.
.
.
de los lugares donde anduvo tu boca

no hay mucho que agregar



resta decir



frialdad

acerada
.
.
.

miércoles, 15 de agosto de 2012

FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!!

     Vaya de regalo, pez, la edición limitada de 1 (un) ejemplar de "39", mi última serie de poemas, en un peculiar libro-objeto hecho íntegramente a mano, para vos.

     Espero que te guste...









lunes, 13 de agosto de 2012

8

.
.

.
en una playa lejanísima
estabas


seguramente venías de algún sueño
de esos
en los que uno está
con la boca abierta
pensando en la inmensidad
como plan para un poema


y después despierta
uno
habiendo olvidado el plan
los pormenores


recordando en cambio
el perfume a vainilla
que brota de entre tu pelo revuelto
en la cama
a mi par
.
.
.

domingo, 12 de agosto de 2012

6 (11del8)

.
.
.
365
días
después,


la intersección del descubridor y el general sigue intacta. Y nosotros, esos de ahí, ya no somos dos niños muertos de miedo bajo la lluvia.


Ahora
blandimos
corajes solemnes.


Y la felicidad anida a nuestra costa.
.
.
.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Tres poemas

.
.
.
si pudiera decirlo de otro modo

mi pecho se parte
duramente
y ahora
soy
dos latitudes



(el que espera)

domingo
invierno

y yo con más miedo que frío
miro a la mariposa en el vidrio

(si acaso solamente ella me pensara…)



5

en el espasmo
en la contracción
en la saliva última
en mi mano urdiendo tu pelo todo
ahí
no antes
cruje mi intento
.
.
.


martes, 7 de agosto de 2012

5

.
.
.
en bata
del otro lado de la mesa
no es la mujer que prepara milanesas
es una mariposa
volando
repleta de colores


lo juro
.
.
.