miércoles, 31 de agosto de 2011

La niña tortuga

.
Fue un estruendo ensordecedor. Los vidrios volaron por doquier. El griterío fue tremendo. Mi pecho se detuvo una fracción de milésima de segundo. Y fue ahí que entendí todo.

Después vino el destierro, la soledad. La búsqueda de un verbo que despabilara mis ansias. Tuve que dejarlo todo para recuperarlo todo. Irme para quedarme.

Sobreviví así a la ruptura circunstancial de un sinónimo simple, pero complejo. Y demoré lo que quedaba del cielo para guarecerme, aunque me doliera este adverbio de lugar como piedra en el zapato.

Entonces, apareció la niña tortuga y se me instaló en el cuerpo.

lunes, 29 de agosto de 2011

(Sin título)

.
En Salta hay una lluvia breve, por la que volvés a menudo. Vos no lo sabés, claro. Como tampoco sabés que para besarte, cierro los ojos, inhalo profundo y dejo que el mundo, que es este cúmulo de montaña y río y ceibo y tierra mojada, se me entre implacable entre los dientes.

domingo, 28 de agosto de 2011

Coincidencias


                             La muchacha ocupa el rincón que da a la puerta de la calle Urquiza. El muchacho el opuesto de Florida. Ambos se miran, se piensan. Y hay un instante, pequeño, diminuto, que los dos ignorarán siempre, en el que el amor (el verdadero amor) es posible. Y sucede justo antes de que los dos vuelvan a ser el solitario abogado repleto de papeles que camina solo por la recova en un día de lluvia, y la profesora de literatura francesa que piensa que el mundo es una extensión del tiempo perdido de Proust, mientras estira el brazo para tomar un taxi.



A la profesora de literatura francesa.

martes, 23 de agosto de 2011

Coordenadas

.
S 26º 07’ 40.0’’
W 65º 05’ 41.5’’

1.489 msnm


1) Decir mierda. Y salir a regar cada liquidámbar, cada bambú. Dejar que el agua se esparza para donde mejor le plazca.



2) Decir la puta madre. Y volver a entrar en este laboratorio-casa. Dejar que la calavera ría en mi mesa de luz, que sus tibias se retuerzan en infecciones de otro tiempo.



3) Decir la puta madre, me cago en la mierda (en la mismísima mierda). Dejar que la ira del muerto se añada a la del vivo (y yo no sepa cuál de los dos soy yo y cuál, por consiguiente, es él) y juntas sumen cóleras furibundas a estas planillas, a este papel en el que escribo increíbles tesis sobre por qué la historia, cuándo la ciencia, y cómo el arte de narrar (de construir o inventar?) sucumbieron ante mis intenciones de explicar, en realidad, qué nos lleva a ser, esta noche, el hombre más solo del mundo y el muerto más muerto de la historia.



4) Decir el vulgar poema:

                                                                                                               andamos juntos
                                                                                                               por allí modificándonos

                                                                                                               Francisco Urondo



en la misma noche
estamos
abriéndonos paso
en la humedad

que para esta altura
no es más que otra forma
de esta mutua soledad



5) Decir que, en realidad, acaso lo único que importe sean las coordenadas donde un hombre (el otro aquí ya no cuenta) late desaforadamente y con pasiones propias para otra ocasión, construye un tiempo extraño, particular, un tiempo que le ronda el cabello a una mujer, que le punza el humo al café, que transpira la sucesión de tarsos tibios y fémures afiebrados. Y pide auxilio.
.
.

sábado, 20 de agosto de 2011

25

.
Que te balancees treintay7 o 30yocho veces.
Que me revolotees la paz.
Que lo incierto arrecie.

Que el desenvolvimiento de una estratagema en la que un avión, un barco o una bicicleta, sean la modificación del registro superable (y superpuesto) de lo tácito, suponiendo modificaciones perceptibles al paso del tiempo.

Que sepas que esgrimo un espacio púrpura,
en el que cabemos todos.
.
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

lunes, 8 de agosto de 2011

24 (a ver si nos entendemos)

.
hablo de querer compartir con vos
hasta el asesinato de una cucaracha en la cocina
con una pantufla mordisqueada por el perro

y que ese acontecimiento
y sus derivados
sea el mejor de los programas
para un sábado en la noche
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

viernes, 5 de agosto de 2011

22

.
ella era
un par de alas

no suyas

mías
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

miércoles, 3 de agosto de 2011

18milmartes

.
en la imagen de la foto
su pelo se movía
marcando un diminuto péndulo

los árboles del fondo
eran
sin embargo
más elocuentes:

                             sus copan brindaban
                             chinchinando fuertemente

pero lo más llamativo
era su vestido florido
ese al que
durante 18milmartes
el viento le entró gustoso
y yo envidié
francamente
como abeja de panal
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).
 
 
18mil martes con voz...