miércoles, 7 de diciembre de 2011

24

.
.
un día fui un pájaro

a veces
hace años
solía enarbolarme

aunque nací siendo pez
no caben dudas

hoy
sin embargo
repto
curiosamente
sin ser saurio

con condición bípeda
me anclo a unos prismas
que dan contorno
a un mundo borroso

y aunque viajo
en el tenaz humo del tabaco
o en el líquido urgente

extraño
por momentos
la suculenta libertad
del verde
.
.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Tambien extraño, pero bueh, será que así debe ser.

Leo Mercado dijo...

El "deber ser" no existe. Nosotros mismos somos quienes decidimos cómo tiene que ser todo.
De ser, no de deber, se trata.
Abrazo.

Belkys Pulido dijo...

Es bueno, esa metamorfosis. En Haití existe el mito de Makandal, espléndido si uno puede ser un día, pez y al siguiente pájaro. Serpiente no me gustaría por el veneno digo, también muy apreciado en estos días.
Aprecio páginas de quien sabe que no somos uno solo, ni siquiera somos por dentro como por fuera nos ven

Leo Mercado dijo...

A veces no sé si metamorfosis o sincretismo, Belkys.
Pero uno es muchas cosas, y eso es lo que importa.
Besos.

Maritza dijo...

Creo que yo irremisiblemente también extrañaría el verde, asi pudiera atrapar todas las condiciones que existan en mi propio ser, pasar por ellas pero no quedarme allí!...No hay caso con la libertad...nos buscará siempre, tenemos que volver a los orígenes.

BESOS, MI QUERIDO LEO, de esos que saltan de aquí al otro lado de la hermosa cordillera.

Leo Mercado dijo...

Cincido con el concepto de búsqueda de la libertad, Maritza.
Volvemos, indudablemente; el problema es que no nos damos cuenta de eso.
Besos, saltarines también.

EMMAGUNST dijo...

Podés ser lo que quieras ser. Pinto de verde tu presente y nacerán Leítos nuevos

Leo Mercado dijo...

Jajajajajajajaja.
No sé si la humanidad estaría preparada para un heredero de mis insoportables genes....
Aaaaahhh. Vos decís otros yocitos?
Beso, M.