miércoles, 30 de noviembre de 2011

.
25


aquí
en estambul
recupero consonantes
distingo lo casual
de lo cáustico
la pimienta de alepo
del eneldo

distingo al mármara del negro
partiéndose en dos cauces desiguales

a la mujer de entre el tumulto
a la que observo
secreto

a la que quisiera entrármele al escote
en un gesto de descaro
besarle el cuello
la boca

pero no
este doble frío
de huesos y de ausencias
amilana todo intento

y yo me quedo solo
como siempre
buscando un punto
sólo un punto de calor
entre tanto invierno

                                       Estambul, invierno de 2005.



27


enmascaro el tañido
del ajenjo
disimulando
lo sutil

lo que aquí queda
o quedará

una mancha en esta mesa
una risa suculenta
y una promesa desecha

recobrará en algún tizne ajeno
el súbito sabor de una dulzura
que no nos permitimos




29


me duele bajo la piel
lo que nunca podré ser

quiero decir
alzar los brazos
y desplegar plumajes
herrumbrados

18 comentarios:

Ananda Nilayán dijo...

Estambul da mucho juego, pero cuando el interior no está en condiciones, parece hasta que la soledad es más solitaria todavía.

El ajenjo por mucho que se enmascare siempre te despega y te deja cara a cara con la realidad.

29 es sublime, Leo... qué belleza, sencillo en apariencia pero grande en su inmenso sentir.

Besos

Leo Mercado dijo...

Verooooo!!!!! Cuánto tiempo sin saber de vos. Me alegra muchísimo verte nuevamente.
Besotes!

Mercedes Vendramini dijo...

he pasado mucho tiempo sin llegar a tu sitio ... hoy entro y quedo maravillada por tus hermosos poemas. Este en especial es bellísimo. Tienen todos mucha magia, nostalgia, cadencia ...y el sello inconfundible de un gran escritor. FELICITACIONES!!!

Mis saludos.

Leo Mercado dijo...

Gracias Mercedes por la visita y las palabras.
Un beso grande.

Mar Horno dijo...

Me llevo el 29. Magnífico. Yo que de aquí a un tiempo me paso el día desplegando plumajes y lamentándome de lo que ya nunca podré ser. Un saludo admirado.

Maritza dijo...

El 29! Sí! Maravilloso...

Aunque también estos versos del 25:
"distingo al mármara del negro
partiéndose en dos cauces desiguales

a la mujer de entre el tumulto
a la que observo
secreto

a la que quisiera entrármele al escote
en un gesto de descaro
besarle el cuello
la boca"

Todo lo que sea versos a la mujer me fascinan...

Besos, Leo.

Leo Mercado dijo...

Mar!!!! Hace unos minutos hablaba sobre vos y tus textos en TRiple C... Qué loco....
Gracias por la visita.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Maritza, amiga querida.... Gracias, gracias, gracias.
Besotes hasta allá!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Los tres maravillosos. El último es una piedra brillante.

Leo Mercado dijo...

Gracias Jóven.
Fuerte abrazo.

noe dijo...

Leo te llevo si tú quieres, pero necesito que me des tu correo para enviarte la nueva dirección.

Elena Lechuga dijo...

Ese Estambul da frío.
Será que aquí estamos en invierno.

Besos y más besos, Leo.

Leo Mercado dijo...

Noe: Ahí te dejé mi e-mail.

Leo Mercado dijo...

Elena: Con tu pelambre, sospecho que ningún invierno es invierno para vos, jajajajajaja.
Besos.

Noelia Palma dijo...

mirá vos, pendejote
que cada vez que vengo a leerte me voy tuerta

Leo Mercado dijo...

Marche parche pirata para mi amiga Noelia!!!!!

Mariela Laudecina dijo...

Quiero beber ajenjo. Y después ser yo quien haya escrito este poema.

Leo Mercado dijo...

Y bueno, probá. Por ahí....