viernes, 4 de noviembre de 2011

.
V

                                          “Todos los ríos me llevan a tu orilla dorada”.

                                                                                      Manuel J. Castilla



vos podrías partir el aire
de esa antigua consagración
llorarte noche adentro
en tu íntima verdad

entonces yo sería la antigua comunión
que ignora tiempos
y funde brazos en abrazos

en tu boca mora
tiñendo mi sangre
o en mi mano humo
acariciándote el pelo

como siempre alguna vez



XVI

                                    A Susi(marciana)



uno está lleno de gente
y
sin descubrirlo ciertamente
del otro lado
nos acechan
.
.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Como romper el reloj de arena y que la veces, sean todas las veces ella.

Saludos muchos.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Pos...hay que deshacerse...

Susan Urich dijo...

Leo, te quiero. Tus poemas casi siempre me matan, y ese poema me mata dos veces.

Clara dijo...

Siempre te leo y siempre me quedo sin palabras y me quedo en algo...y vuelo, no me quedo.
Pero me llevo "en mi mano humo
acariciándote el pelo".

Abrazo,

Clara

Noelia Palma dijo...

Leo,
el primer texto, abrazo en abrazos... ufff

como siempre alguna vez, y basta! no se puede leer tanto en tan poco.

a Susi Marciana, la queremos todos... :)

sildelsur dijo...

Despues dicen que la poesia paso de moda!!!
Me dejaste muda!
Besos!!!