sábado, 26 de noviembre de 2011

Sanguíneos

.
12

estoy luchando aquí
en el poema
desaforadamente
no se ve
no se nota
pero lucho
créanme
lucho



18


aquí me bebo
el ángulo llano del renglón
la línea obtusa de oscuridad
que el grafito estría
a borbotones

tras la ventana
la gente camina
anda
como si yo no estuviera
desangrándome en estos versos

entonces me voy
vuelo
soy el aeroplano
que una mano catapulta

y ambos
poema y yo
nos hundimos en el aire de otro cielo




NOTA: El poema que precede apareció a las 10:10 am, justo cuando acababa de apoyar mis pies en el piso. Salió de un sueño confuso (o de varios sueños). En el sueño (o en los sueños) yo escribía este poema en un aeroplano de papel que arrojé por una ventana, ignorando su destino o función, si es que existían. Desconozco las circunstancias generales que rodearon el acontecimiento. Sé, sin embargo, que una mujer se divisaba a mi alrededor. Que no me veía. Y que yo me iba, me iba…



14


a veces
quisiera propinar improperios
deliciosos
a mansalva y sin mesura

pero la gente espera
que de mi boca culta
salgan evocaciones profundas

entonces digo
noche sirena nube
amor montaña nube
nube lluvia mar
nube

que es lo mismo que decir
mundo de mierda
quisiera patearte el culo

aunque no parezca

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Aunque no parezca.

Se te agradece la aparición. Ya me sentía huérfana de poesía.

Leo Mercado dijo...

Quién sos?

Lucas Fulgi dijo...

Me encantan. Todos.
El primero y el último tienen, o así los sentí ahora, mucha más fuerza.

Un abrazo

Leo Mercado dijo...

Gracias Lucas!!!
Un abrazo.

PD: De dónde sos?

Noelia Palma dijo...

el último ya lo conocía, es de mis preferidos!

el segundo, ay Leo, cómo te lo digo?
me encanta, y no es amor de amiga, es que me encanta, así, con todo...
y el primero, sí, ya lo sé, ya sé que luchás...

extrañaba leerte

Leo Mercado dijo...

Amiga!!!!!!!!
TQ!

Cinzia Procopio dijo...

¿Apareciste? Yo también. Te mando un gran abrazo. Te dejé una nota en la entrega anterior.

Elena Lechuga dijo...

Pateamos, pateamos con culteces estúpidas que nos salen a bocajarro de bocas bien horneadas.
Y pateamos con improperios.
Y con pensamientos.
Y miradas.
Y soñamos más de lo que nos gustaría saber y decir.
Y qué bien escribes, coño.
Qué suerte poder leer estas perlas.

Te pienso con frecuencia, Leo.

Leo Mercado dijo...

Recibido Cinzia.
Gracias por ambas cosas.
Besos enormes...

Leo Mercado dijo...

Elena: Es bueno saberte nuevamente.
Besos.

Lucas Fulgi dijo...

Soy de Argentina. Si tu pregunta es como llegué a tu blog, no me acuerdo.

el maquinista ciego dijo...

Tendrás que disculparnos...a veces esperamos de los demás que sepan utilizar con la maestría que a nosotros nos falta la escuadra y el cartabón, que nos den las paralelas y las perpendiculares perfectas, las señales de dirección, y que no sean fruto de ninguna lucha, sino simplemente de un superior don...Supongo que el verdadero talento está en saber cruzarlos para crear la bisectriz que parta al ángulo llano perfectamente por la mitad, para que los cegados aplaudan la plana simetría y los ciegos entiendan que no es más que un patear en el culo al mundo (eso sí, con mucha clase y cultura ;))

Saludos y silbidos de vapor...

Maritza dijo...

Buenísimos todos, por supuesto. Mucho más por todo ese halo introspectivo que traen encima...

Abrazos,Leo!

Leo Mercado dijo...

Sí, Lucas, pero de qué provincia, preguntaba....

Leo Mercado dijo...

Maquinista: Yo sólo soy un humilde servidor.
GRacias por tamaña arquitectura.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Vaya un abrazo hasta el otro lado del a cordillera, Maritza.