lunes, 26 de septiembre de 2011

Varios...

.
TRES


yo no lo sé
pero tu boca agrega cosas
me deshabita de olvidos

y mi noche podría tener un solo hueco
y yo no importarme

y la caricia presentida
podría nadarme
entre el sueño y la vigilia

y yo no lo sabría
y sentiría la noche venir hacia nosotros
desalmado
o sediento



SIETE

deambulo por la hora separada
me desovillo en tus ojos
en el descuido de tu nariz
en el afán minúsculo de la hormiga

(la fiera
a lo lejos
me persigue la sangre)

quisiera poder decir
a ciencia cierta

sin tener que equivocarme
inocentemente

que alguna vez
se acabará esta pena
que me orilla las manos



DIECISEIS

                                                                    [antes]
ni este ruin invierno
congelando mis codicias

                                                                    [después]
ni el advenimiento prematuro
de una primavera que hacemos nuestra

podrán

                                                                     [siempre]
el desafío ha de ser
conservar tu olor
en las páginas del libro



VEINTISIETE

no me queda nada
parecido a la tristeza

ni más allá de mis brazos
ni más acá

y de mis párpados
ya no huye ningún sueño

no me importa
lo que parta de mí para siempre

lo que me deje lágrimas de arena
en el reverso de mis huesos

si aquí tu boca besa mi frente
y eso me basta



Diario de mar: día 58, junio de 1491.

resisto

como un capitán que
amarrado al mástil principal
de su navío
se niega a entregarse
al mar

y aprieta los dientes
y frunce el ceño
y teme con todo el amor del mundo

y resiste



(De “Hijo del viento y otros poemas”, 2010).

10 comentarios:

Noelia Palma dijo...

ayyyy Mi Leoooo
todo me re gusta, sabés?
pero el último poema está zarpado de bueno!
te quiero

Maritza dijo...

Excelentes todos.Tan pasionales...impregnados del impulso supremo.

Las imagenes que se deslizan en nuestras empatías contigo son maravillosas.

Una belleza,Leo.
Te felicito una vez más.
(extrañaba tus entradas nuevas).

ABRAZOS GRANDES desde aquí.

Mariposa dijo...

Uno mas lindo que el otro!... te tomaste un tiempito... pero sí que valió la pena! Besos!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Resiste resiste con cera en los oídos, fuertemente atado...

Mayte Piera dijo...

Esta larga ausencia tuya me causaba desazón.
Hoy he visto que, si llegas de nuevo con esa fuerza, puedes tardar lo que quieras en volver.
Besos

Tuky dijo...

Veintisiete = terrón de azúcar


pd: amanecí en modo fórmula matemática ja!

Carolina dijo...

Dan ganas de leerlos mil quinientas veces. Dan ganas de quedarse, dan ganas de seguir y luego ponerse de pie para aplaudir con los ojos mojados....ma sí que tanto

¡PLAF, PLAF, PLAF, PLAF!

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Es un agrado simple y rumoroso circular por tus poemas

Un saludo

protervidad dijo...

Vaya, deshabitarse de olvidos.
¿Es abrazar la intemperie del vacío?

Hay un hueco de silencio que está amaneciendo todos los esqueletos de un poemas..

Nadarse, darse el propio centro, como relámpago..

La manera de elementarse la naturaleza con un sujeto-primera persona, y si continuo, parece un verbo, de esos que revelan algo desbocado;

OOOh, un afán-insecto.,es decir, terrible, iracundo.

Antes, después siempre son la emergencia para la soledad.

Congelar codicias, esa imagen es tan azur.

Advenr prematuramente, ¿Empinarse derrumbado? ¿Algo así?

Teme con todo el amor del mundo, ese es el último tiempo para dejarnos clavados...

Un gran saludo por acá-
PD: Siempre Noelia, me tortura divinamente con sus recomendaciones.

Leo Mercado dijo...

Gracias por la visita. Gracias por las palabras.
Noelia es una gran amiga.
Abrazos.