miércoles, 31 de agosto de 2011

La niña tortuga

.
Fue un estruendo ensordecedor. Los vidrios volaron por doquier. El griterío fue tremendo. Mi pecho se detuvo una fracción de milésima de segundo. Y fue ahí que entendí todo.

Después vino el destierro, la soledad. La búsqueda de un verbo que despabilara mis ansias. Tuve que dejarlo todo para recuperarlo todo. Irme para quedarme.

Sobreviví así a la ruptura circunstancial de un sinónimo simple, pero complejo. Y demoré lo que quedaba del cielo para guarecerme, aunque me doliera este adverbio de lugar como piedra en el zapato.

Entonces, apareció la niña tortuga y se me instaló en el cuerpo.

28 comentarios:

Juan Ojeda dijo...

Que hermosa poesía de versos escondidos,
el verbo que desvela el apetito, no se porque en adverbio de lugar se me presentó "lejos", deben ser las piedras que llevo en el zapato,

Me encantó, Saludos.

San dijo...

En una fracción de milésima de segundo la vida nos puede cambiar el rumbo y no entender nada o entenderlo todo.
Una maravilla esta niña tortuga Leo.
Un beso.

Ananda Nilayán dijo...

"Tuve que dejarlo todo para recuperarlo todo. Irme para quedarme."
Así es. Y me parece una buena manera de dejar que la distancia suture el alma.
Al menos hubo compañía y así las punzadas pasan antes.

Besos mi querido Leo

El Joven llamado Cuervo dijo...

Supongo que es una especie de hada protectora, mágico caparazón.

Mayte Piera dijo...

Me parece muy triste cuando ese momento en el que hay que dejarlo todo para poder recuperarlo se hace necesario...

Besos

Nueva Luna dijo...

Y la llevó la muerte que le trajo la vida. El caparazón que alberga su madurez y también sus sueños cuidará de estas alas hasta que asome el verbo...
Hermoso Diego, tus palabras me inspiran.Abrazo!

Leo Mercado dijo...

Los adverbios de lugar son un tema serio, Juan; y complicado.
Un abrazo.

Leo Mercado dijo...

Coincido plenamente, San, por eso ando al acecho con grandes espectativas.
Gracias por la visita.
Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Sí, vero querida, así es.
Un beso grande.

Leo Mercado dijo...

Es un hada hermosa, básicamente, Darío.
Abrazo.

Leo Mercado dijo...

Sí Mayte, pero cuando uno se encuentra sumergido en la tormenta, puede hacer dos cosas: mojarse eternamente, o caminar en la búsqueda del sol.
Besote

PD:Hoy anduve chusmeando tu blog.

Leo Mercado dijo...

Gracias Nueva Luna, por la visita.
Un beso.
PD: Por cierto, aun creo llamarme Leo.

Noelia Palma dijo...

envidien todas, este chico que tan bien escribe y es requete bueno, es mi amigo!

:)

Leo Mercado dijo...

Aaaaaaajajajajajajaja.
Gracias, amiga querida.
:)

Luna dijo...

Entonces ella, con el adverbio de sentir en tu corazón...

Saludotes muchos, Leíto.

Maritza dijo...

Creo que esa niña tortuga se instaló no sólo en el cuerpo (y se quedó a vivir!).

Hermosas letras,Leo querido.

Abrazos grandes.

noe dijo...

Aquí, allí,...da igual. A veces hay que vaciarse por completo para poder seguir estando en el mismo lugar.

Mayte Piera dijo...

Hola Leo.

Vi que estuviste dándote un paseo por el blog.
Me gusta que te guste.
Yo anduve por el tuyo hace algún tiempo. Me gustó enormemente lo que escribías y cómo lo hacías. El día que leí:
"la distancia
es sólo un error de cálculo
que algún día corregiremos" decidí quedarme.

Besos

Leo Mercado dijo...

...y recomenzar....
Besos, Noe.

Leo Mercado dijo...

Siiiii, Mayte, es que tus fotografías son realmente hermosas.
Gracias por venir y por quedarte.
Besos.

Elena Lechuga dijo...

Como una explosión te he leído hoy. Como un bin-bang que arroja trozos rotos a todos lados, y a la vez genera algo.
Me voy quitándome trozos de la piel. A ver qué queda ahora.

Te abrazo tan fuerte como puedo sin aplastarte.

val dijo...

Es simplemente genial!
Mi beso y buen finde.

Leo Mercado dijo...

Recibo tu abrazo, rulienta.
Gracias.
Besotes.

Leo Mercado dijo...

Val: Gracias por venir.
Igualmente.
Beso.

Nueva Luna dijo...

Mil disculpas Leo, es que yo tengo serios problemas de memoria, sobretodo con los nombres! Lo siento.

Leo Mercado dijo...

Por favor NL, no sabes los inconvenientes memoriales que me aquejan a mí...
Te endiendo.
Beso.

Blá. dijo...

Entonces, apareció la niña tortuga y se me instaló en el cuerpo. .. Me encanta.

Leo Mercado dijo...

Y a mí no sabés cuánto....