lunes, 13 de junio de 2011

Clase de Prehistoria

.
Una línea parte la mensurabilidad histórica en dos*.

Cuentan que el suceso puntual, estuvo relacionado con el hecho concreto de empezar a plasmar símbolos sobre una superficie perdurable, hace unos 5.000 años.

Hay una línea, ínfima, delgada. Detrás, lo ágrafo.

No importa aquí hablar de Egipto, Mesopotamia o China; basta decir, simplemente, que estábamos, de este lado de esa línea, discutiendo la transición de un verbo parecido al verbo amar; un verbo que, en una servilleta de papel que aún conservo, latía más allá incluso, de la intemperie misma del tiempo. Y que ese juego de símbolos nos llenó el espacio de risas y de pequeñas voces.






__________________________________
*Discutir los pormenores epistemológicos o teóricos que nos llevan a considerar a la historia historia desde que el hombre, en cualquiera de sus versiones, puso un pie en la tierra, forma parte de la harina de otro costal, y no es el propósito de esta clase.
.
. 
(De "Las tramas de la noche", 2011).

18 comentarios:

Maritza dijo...

Y en la prehistoria de la historia...una servilleta dividía el antes y el después.

Grande!!.
(Presente, profesor!)

ABRAZOS "EDUCADOS".
;)

Leo Mercado dijo...

Hasta aquí, asistencia perfecta para vos, Maritza. Eso va a favorecerte al momento del exámen.
Un fuerte abrazo.

Mariposa dijo...

Asi sí dan ganas de asistir a clases! "Y que ese juego de simbolos nos llenó el espacio de risas y de pequeñas voces" Hermoso!

Leo Mercado dijo...

Que bueno, Mariposa, mis clases por lo general no suman adeptos, jajajaja.
Besos.

Noelia Palma dijo...

Bastaaaaaaa Leo!!!

Leo Mercado dijo...

Buenoooooooooooooooooooo!!!!!

romi dijo...

Uhh luego de la gripe que tuve, al menos asisto a clase jaja, muy interesante Leo, ahh me trajo el viento sur jajaj

Besos y buena semana

Leo Mercado dijo...

Uffffff.... Gripe: un clásico de estos tiempos.
Un beso Romi.

Marina.- dijo...

Y yo me preguntaba qué cosa me iba a dar a cambio la vida después de una aburridísima clase de economía que iba desde Ricardo hasta Keynes sin escalas.
Entré a tu blog y vi este texto...Así da gusto escuchar al profe.
Beso!

Leo Mercado dijo...

Marina!!!!
Tanto tiempo!!!!
Qué fue de vos?
Besos.

Marina.- dijo...

Para responder a eso más que un comentario necesitaría un bibliorato. Igual como síntesis alcanza con decir que sigo muy bien y ahora ha tus textos y a los mios he vuelto por lo menos por un rato!

Leo Mercado dijo...

Bueno, saberte bien es suficiente.
Un beso.

Anónimo dijo...

¡Por Dios! Realmente uno se quedaría la vida entera escuchando ( leyendo) tus clases, sentada en el primer banco. EStos textos que hoy nacen aquí, van a traspasar la barrera blogger y espero que don Leo M. se acuerdo de sus fieles seguidores.

Fabuloso , Leo, en serio

bESO

Leo Mercado dijo...

Jajajajaja. De algunos me ovidaré (mi memoria es frágil como cristal); otros en cambio, se quedarán tatuados en mi pecho, para siempre.

Luna dijo...

Que de líneas y símbolos, hasta conjugar algún verbo similar a. Hay un tiempo, Leo, en el que vos llenàs intemperies...

Saludos grandotes.

(Comentè ayer como anónimo, y no sé que pasó. Ese comentario me gustaba más...)

Leo Mercado dijo...

No sé cómo era el comentario de ayer, Luna, pero este me parece de una dulzura sin comparación.
Me gustó mucho.
Besotes.

LIdia Fernandez dijo...

La postura grande del que sabe, las pequeñas voces que se oyen, si, se oyen, y en el medio, Leo creando lo increado.
Besos

Leo Mercado dijo...

Mi voz es siempre pequeña, Lidia.
Un abrazo.