viernes, 24 de junio de 2011

1 (ad hoc)

 .
no sé dónde termina mi cuerpo
y donde empieza el mundo

voy a abrir la ventana
para entrar en la noche
esta vez seré yo quien
de un salto
se introduzca en la noche

no lo sé
verdaderamente
pero quizá sea eso que queda debajo de mis pies
o las partículas invisibles
donde se suspende mi alarido

es tarde o es temprano: es noche oscura noche cerrada noche

no sé dónde termina mi cuerpo
y donde empieza el mundo

no sé si el hombre que sale a las siete de la mañana
y vuelve a las diez de la noche
con un abrazo de frío en el cuerpo
soy yo

o si el mojón o el semáforo
si la avenida o el río
marcan la separación ancestral

hay un cuerpo de mujer en una cama lejana
un cuerpo que amo
que se ofusca y se acurruca
que late hasta las persianas y las puertas
y los baúles y los roperos
y hasta la cucha del perro

yo no sé dónde empieza el mundo
aunque sí dónde mi cuerpo
.
.

24 comentarios:

Noelia Palma dijo...

Leoooooooooooooooo
aaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Mariposa dijo...

Otra vez la ventana... Siempre abierta... y de ahi... todo el resto...
Me encantó!
Beso!

Cinzia Procopio dijo...

Mejor cierro la ventana, antes de lanzarme por ella, pero ya es tarde, morí leyendo esto!!!
¿Lo haces a propósito o es instinto natural?
Te mando un beso enorme (y a la tortuga, que ya me dio instrucciones precisas para ingresar al club).

Elena Lechuga dijo...

cuando el deseo es incontenible la necesidad se expande cuando el cuerpo busca abrigo el calor está en otro sitio cuando el yo es todo el todo me huye cuando me encuentro en tí me pierdo en mí cuando el yo es abarcable el mí no tiene límite

l-e-o

Tuky dijo...

Me vinieron las palabras de una amiga leyéndote. Ella dijo:

"(mi dedo tiene hoy una curita casera hecha con papel higienico y cinta scotch)

-qué le pasó a tu dedo?
-tuve un accidente. me choqué con el mundo exterior."

Saludos

Leo Mercado dijo...

Noeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
glup gluuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuup

Leo Mercado dijo...

Sabés que cuando luchaba contra este texto, Mariposa, había agregado entre paréntesis algo así como "(Alguien llamará la atención sobre la recurrente ventana)". Pero después me pareció un exceso.
Y ahí estás vos....
Besos.

Leo Mercado dijo...

Cinzia: Fueron los vidrios de la ventana, imagino.
Besotes, amiga querida.

Leo Mercado dijo...

Elena: ¿La dualidad alguna vez será insostenible?
Besos.

Leo Mercado dijo...

Tukyyyyyyyyyyyyyyyyyyy!!!!!!!!
Me divierto mucho leyéndote. Sos un buen descubrimiento.
Besos.

Maritza dijo...

Leo querido, tu poema me ha parecido excelente. Es pensado, sesudo,completo.
Usas unas reiteraciones lingüísticas que son tan apropiadas para el tema que traes de fondo, donde te unes a UN ELEMENTO en unidad indivisible: la noche.
Creo que tus letras son una inmensa obra de arte.
Preciosa la ligazón ventana abierta-mundo-yo-noche.

EXTRAORDINARIO.
Mis más grandes felicitaciones.
Cada vez me voy más llena de este lugar.
Te felicito grandemente.

ABRAZOS GRANDES, AMIGO!

Luna dijo...

Tal vez el mundo empieza al abrir la ventana, o con el verde del semáforo. Tal vez al acercar la cama lejana o al latir en otro músculo. (Lo de músculo lo dijiste en otro poema…)

Un saludote grandote, Leo.

LIdia Fernandez dijo...

A la duda, a la angustia de no saber-se, al alarido en suspenso, oponés tu única certeza, la que te salva. Está clara la resistencia. Se siente, como el frío que te abraza.
Desde mí, un abrazo, no frio

Leo Mercado dijo...

Maritza, como siempre te digo, valoro enormemente tu lectura sesuda, detenida, minuciosa.
Gracias por los valores vertidos en tu comentario: para mí son un bálsamo.
Besotes hasta allá.

Leo Mercado dijo...

Luna: tibio, tibio, casi caliente, diría yo...
Saludotes grandotes enormotes.
Besotes, también, de pasote.

Leo Mercado dijo...

Gracias por el cálido abrazo, Lidia, hace falta en estas heladas latitudes.
Besos.

gabriela flores dijo...

quizá para alguien el mundo empieza donde empieza tu cuerpo como le pasa al tiempo que empieza cuando inicias la cuenta..

Me encanto! un abrazo.

Guillermo Iglesias dijo...

Excelente Leo, se sienten esos límites difusos, esa abolición del tiempo; esa forma efímera de eternidad.
Un abrazo

Leo Mercado dijo...

Es posible, Gaby.
Un beso grande.

Leo Mercado dijo...

Maestro, tanto tiempo sin venir por aquí....
Un abrazo grande.

J.Maseda dijo...

excelente,
de nuevo una gran obra maestra.
Leerte es agradable,
un transcurso de lecciones,
sentimientos y sutilezas.
Un abrazo Leo

Leo Mercado dijo...

Gracias Jorge por tus palabras.
He pasado por tu blog y me ha gustado mucho.
Un fuerte abrazo.

Vanesa Salazar dijo...

Jaula

¿Y si me borro los contornos?
Entonces se escaparán
los pájaros de mí.
Habré muerto
en todos los árboles.

Darío Nazareno Caldo

Hermoso tu texto, Leo! Saltar por la ventana a una parte de uno mismo, a una noche oscura, al cuerpo de tu mujer en la cama.

Leo Mercado dijo...

Saltar, abandonarse, irse: ese es el ejercicio, Vane.
Besotes.