miércoles, 23 de marzo de 2011

Poema circunstancial

.














ajeno a toda certidumbre
como un barco en la bravura
con la inmensidad del ojo azul
atestiguando sucedidos

navego

no hay cartografía posible
que relate paraderos
o brújulas
o nortes

embisto la mar
con la tenacidad de Sísifo
y te busco en la espesura

no quiero ser ese capitán obstinado
batiendo banderas blancas
quiero amar la dicha con desaforo
anclarte el alma
y asumir que la única ruta definida
es la que aparca en tus manos
.
.

24 comentarios:

Allan Smithee dijo...

"ajeno a toda certidumbre"... bien pensado....
buen poema circunstancial... pero es circunstancial también haberlo publicado dos veces?

gracias por tu comentario y por psarte por mi barrio, vuelve cuando te parezca

un saludo
au revoir!

Leo Mercado dijo...

No, no es circunstancial; es más bien un acto de extrema pelotudez humana: en este caso, la mía.
La verdad es que no me di cuenta que estaba dos veces.
Gracias por la corrección. Y por las palabras.
Un abrazo grande!

Noe Palma dijo...

oh! bellísimo Leo!
asumo que la única ruta de la poesía
es la que aparca en tus manos.

te abrazo, siempre! sos bello, amigo!

qué linda foto, se te ve muy feliz :)

Leo Mercado dijo...

Gracias Noe.
Beso grande.

Maritza dijo...

"quiero amar la dicha con desaforo
anclarte el alma
y asumir que la única ruta definida
es la que aparca en tus manos"

Estos versos apasionados enamoran.

La foto es espectacular!

Abrazos, Leo!

Leo Mercado dijo...

Gracias Maritza....
Me vas a hacer sonrojar.....
Beso grande.

Jorge Ampuero dijo...

"...embisto la mar
con la tenacidad de Sísifo
y te busco en la espesura..."
Logrados versos.

Saludos.

Leo Mercado dijo...

Gracias Jorge.
Un gran abrazo!

Luna dijo...

Y yo navego en este mar de versos, a la deriva mi barco no entiende de cartografía, menos yo. La brújula esta rematadamente loca, sin sur y sin costados.
Y uno lee, Y llega al puerto.

Leo Mercado dijo...

No importa Luna, todos tenemos destinado un puerto. Se trata sólo de dejarse y llevar y de, eventualmente, saber reconocerlo.
Beso.

cinzia procopio dijo...

Bellísimo, Leo. Es toda una declaración de amor. Te mando un beso.

Guillermo Iglesias dijo...

Leo, éste me gusta fuerte. Pero leí (tarde) “20” ¡carajo Leo… me mató!

PS: Buena foto, lástima el tipo que se interpone.
Un abrazo.

Elena Lechuga dijo...

¿Por qué casi siempre leo líneas opuestas en tus letras?
Quizás sea cuestión de mis gafas.

Qué gusto que vuelvas, Leo.

Beso fuerte.

Leo Mercado dijo...

Gracias Cinzia.
Beso grandísimo.

Leo Mercado dijo...

Guille: Es el mismo tipo que se interpone todo el tiempo en mi vida.
Un Abrazo.

Leo Mercado dijo...

A qué te referís, Elena?

Elena Lechuga dijo...

Me explico un poco mejor, pero que vaya por delante éso de que el lector siempre proyecta lo suyo en el texto ;)
Es como si hubiese no uno, si no varios Leo. Como si cuando habla el "que escribe", otro estuviera dejando su pincelada de ironía sobre lo que siente el que piensa o sobre lo que habla el que calla. Ironía o lo que sea, en función del escrito. Y es una de las cosas que (para mí gusto) más enriquece lo que escribes, que una nunca sabe a qué atenerse.
Te dejo mi abrazo, múlitple tambien.

Leo Mercado dijo...

Ahora entiendo lo que decís, Elena.
Un abrazo.

Lucía dijo...

No creo que puedas ser
ese capitán obstinado ... más bien sos el barco de un sueño poético .

Besitos.

Leo Mercado dijo...

Habré de esperar buen clima y buenos vientos, entonces...
Besos, Lucía.

romi dijo...

Leo gracias por tu visita a mi blog, muy buen poema, espero seguir compartiendo esto tan bello que es la literatura.

Besos

Leo Mercado dijo...

Ojala, Romi.
Un beso grande.

cinzia procopio dijo...

Gracias!
Te mando un besote. Feliz fin de semana.

Leo Mercado dijo...

Buen fin de semana, Cinzia!
Besote.