martes, 22 de marzo de 2011

20

.
No sé si fue el sombrero de paja (aunque en realidad tampoco estoy seguro si era de paja) o tu sonrisa de costado. No sé si fue el fortuito hecho de cruzarnos, los dos algo descalzos, en el calor de ese verano.

Sé que llovía, y que el agua rebotaba en el techo con la tenacidad de una araña tejiendo su infinita paciencia de artrópodo.

Ignoro si vos esperabas algo. Yo pretendía, solamente, ajustar a fuerza de aceite y voluntad, las arandelas de un poema que, hasta ahí, me parecía imposible o infinito.

Rememorar, con el lujo que propone el detalle, la suma de acontecimientos que se sucedieron desenrollándonos las ganas, sería una tarea propia de la ciencia histórica. Lo que quiero decir sencillamente, es que me fui, y que en el camino quedaron Madrid, Estambul, Bombay, La Paz o Cuzco; que te llevé donde estuve, y que vivimos, cada cual en su universo, treinta y pico de años, sin vernos. Que en el Alexander Platz de Roma contuve un segundo mi maldita obsesión por corregir hasta la forma que adopta la borra de café de mi pocillo, para abandonar por primera vez un poema que era una verdadera mierda, y alzar la vista y verte, parada frente a mí, con los ojos llenos de lágrimas y un sombrero (ahora sí lo confirmo) de paja.


(De "La otra orilla", 2011).

15 comentarios:

Noe Palma dijo...

poesía en prosa...
sí, estoy de pie Leo querido...
mi amigo el poeta dejó todo en el texto, lo veo, lo veo.!
me saco el sombrero, y es un gusto hacerlo!

:)

Anónimo dijo...

La luna bajo el brazo y el hueco que sirve de nido. Una coca cola en una tarde calurosa de pileta,el trece de Neruda, el siete de Rayuela, los huesos,la mancha de humedad , los niños: los vivos y los muertos,como no podría ser menos el marco comercial del Día de San Valentín, y por supuesto la lluvia. No corrijas tanto ,Mercado, que sos un genio en esto...un genio. Y si ese poema abandonado, que era una mierda,se desenrolló haste ser este "20", da por cumplida tu tarea, y no hay Ciencia, ni ser humano, ni teoría alguna que pueda refutarme eso a mí.

Leo Mercado dijo...

Creo que desde mediados de la tarde no me pertenezco. No sabría decirte, Noe, a qué género responde el texto. Sólo sé que es mío, que le debo mucho a la niña tortuga y que le doy poco....
No sé...
Estoy huraño, con necesidad de cueva, tabaco y tango.
Un beso grande.

Leo Mercado dijo...

A solas de Mâbu, la primavera rota (ese perfume), el mar y cuatro pies, amor fundamental, la via a finisterre, la fuente, la caja de vinos, la vida, esta, la vida, las otras, el destino, la risa, ese abrazo, un paraguas (para la lluvia), un encuentro, el destino, el destino, el destino... Y todo por delante....
Sigo?

Alhami dijo...

.


...io lo único que espero es que se pueda ajustar la codicia por el oíl... que pareciera ser infinita

Abrazo

Leo Mercado dijo...

Perdón Alhami, no entendí tu comentario...
Un abrazo.

Maritza dijo...

Ah! Lo de Alhami se lee "entre líneas"... y es muy contingente a estos días, además, pero se refiere a lo dicho en tu texto, Leo..."Yo pretendía, solamente, ajustar a fuerza de aceite y voluntad" ...

Buen pedazo de vida nos entregas, cargado de toda tu sensibilidad, ya conocida y muy disfrutada.

Abrazos!

Alhami dijo...

.


...disculpa querido Leo por no expresarme con mas claridad, es que la amarga oscuridad que se abate sobre el mundo producto de la codicia me tiene ensimismado... pero tus letras de verdad que inspiran

Gracias guapa Mary, por explicarle a mi amigo el sentido de mi comentario, cachaste muy bien la idea...

Saludos a ambos

Leo Mercado dijo...

Cuánta lucidez, Maritza...
Recién ahora entiendo el punto de Alhami.
Soy "lento" con algunas cuestiones.
Un abrazo grande y gracias.

PD: Alhami, por cierto, gracias por tus palabras...

Elena Lechuga dijo...

Desconozco cómo constuyes la estructura de tus textos; si los escribes de un solo golpe o los pules de a poquito.
Sí sé que éste es uno acabado, éso que a mí me cuesta tanto. Y que contiene emoción sin palabras altisonantes o "altiusadas". De lo que deduzco que es de muy adentro, como la fina ironía que desprendes en tus comentarios.
¿Qué seria de nosotros si no escribiésemos, Leo? En qué isla nos habríamos hundido para siempre...
Ya tenemos 30. Me parece que es una edad demasiado grande a la vez que excesivamente pequeña.
Abrazo.

Leo Mercado dijo...

Elena: un texto se construye apilando pasiones prolijamente. A veces se revoca, a veces no.
No sé qué sería de mí si no escribiera, honestamente...
Gracias por tus palabras. Hoy vienen bien.
Abrazo.

Luna dijo...

Sí, fue esa sonrisa que te llena el alma, Leo. Entonces te nacen estas pasiones...

Leo Mercado dijo...

Estoy absolutamente convencido de que así es, Luna.
Un beso grande.

diana poblet dijo...

Pasaba y decidí quedarme, bella tu poesía y tu prosa poética.
Volveré.
Con mi abrazo,
d.

Leo Mercado dijo...

Gracias Diana.
Un abrazo.