sábado, 19 de marzo de 2011

18

.
                              a la niña pez.

suplir
          lo desigual
          lo injusto

remendar
          lo distante
          lo ríspido

y refugiarse
          espalda/contra/espalda


(De "La otra orilla", 2011).

18 comentarios:

Maritza dijo...

Parece que esta niña reúne todos los requisitos!!

(espalda/contra/espalda?)

ABRAZOS GRANDES.

Ananda Nilayán dijo...

Lo he releído varias veces, es tan hermoso y tiene tanto contenido que me deja hipnotizada.
Seguro que la niña pez estará encantada.

Besitos, mi querido viento norte

Noe Palma dijo...

ya, quisiera ser yo una pescadita :) (jeje)

q lindo Leo, que lindo!

Luna dijo...

Habrá que refugiarse...

Una belleza, Leo.
Saludos lluviosos.

Ya sé. Me dírás, "Saludos paraguas" !!! Impermeables tampoco vale!

Leo Mercado dijo...

Esa triada, Maritza, es un lenguaje encriptado, propio de quienes lo disfrutamos (la niña pez y yo). Jajajajaja.
Besotes!!!

Leo Mercado dijo...

Es de esperar mi querida Vero.
Gracias por tus palabras.
Un fuerte beso.

Leo Mercado dijo...

Jajajajajajaja.
Un beso grande, Noe.

Leo Mercado dijo...

Siempre hay que refugiarse, Luna.
Sobre todo de las palabras que llueven como puñal.
Un beso grande.

PD: Aquí no llueve: llovizna.

cprocopio dijo...

No sé cuántas veces me repita, no sé cuántas veces lo diga, pero solo tengo una palabra: gracias!. Estoy conmovida con tu mensaje. (Insisto), es demasiado.
Un enorme beso

Leo Mercado dijo...

Un abrazo Cinzia. Yo no digo nada que no crea que es cierto...

Elena Lechuga dijo...

creas refugios y espaldas trazando palabras en tu aire.
un gusto leerlas, Leo.

Mi fuerte abrazo

Leo Mercado dijo...

Palabras que a veces se hacen carne, Elena.
Un beso grande.

Susan Urich dijo...

Podría jurar que comenté este post, pero algunas de mis accione son hologramas, se quedan suspendidas. Creo que lo que dije en el comentario imaginario fue algo como que dos soledades se acompañan, y se celebran, desde los poros. Un abrazo, Leodelosplanetas. Tú como siempre, dejando el mundo un poco más bello de lo que lo encuentras.

Bajo la manta naranja. dijo...

Y la niña pez regresó, quitándose el caparazón de la espalda y así posarse en la tuya.
Precioso Leo, lleno de nostalgia.
Natacha.

Leo Mercado dijo...

Suele pasarme, Susi.
Gracias por tus hermosas palabras.
Un beso enorme!

Leo Mercado dijo...

Nata: La niña pez nunca se va. Es persistente como una boca inolvidable.
Un beso grande.

Anónimo dijo...

Hola Leo M, hace bastante que no comento, estoy leyendo un poco y este poema me gustó especialmente. Es tan difícil, suplir y remensar; por otra parte siempre me costó refugiarme en espaldas, prefiero un pecho ancho, unas manos firmes y un corazón que te retenga.
Un beso Leo.
Diana

Leo Mercado dijo...

Gracias Diana V.
Me declaro incompetente entonces. Jajajaja.
Beso grande.