sábado, 19 de febrero de 2011

4

.
nos íbamos
con el cuerpo del otro
siempre

(para no extrañarnos)



(De "Tregua", 2011).

17 comentarios:

Maritza dijo...

Qué delicia tu poema breve!
Es tan sutil... de una sensibilidad única.

Abrazos grandes, Leo.

Luna dijo...

Me voy con tu poema, es sencillamente mágico...

Saludos grandotes, Leo.

Leo Mercado dijo...

Gracias Maritza.
Un abrazo enorme.

Leo Mercado dijo...

Luna. Sí, andá con mi poema, hacelo tuyo.
Un abrazo bien grande.

OZNA-OZNA dijo...

esta asturiana te da infinitas gracias por hacer que nuestros sentimientos sueñen con tu bellisimo verso. un besin muy grande.

Leo Mercado dijo...

Gracias a vos O-O, por cerrar el círculo.
Un abrazo salteño.

Susan Urich Manrique dijo...

No sé, Leo, uno se tropieza con tantos poemas en el camino que se siente como un golpe descubrir poesía entre uno de ellos. Venir aquí, leerte, es salir con una vena rota, sutilmente herido, pensando, dándole vuelta al rotundo pedacito de vidrio que le queda a uno entre las manos. Es bello, Leo, leerte es entrar en contacto con algo bello. Te abrazo.

Leo Mercado dijo...

Susi, sos muy dulce y muy generosa conmigo.
Un abrazo enorme, querida amiga.

Noe Palma dijo...

Leo!!! sutil y breve...
hay un brillo terrible pero delicado en esta poesía...
hay intensidad...

no se describir demasiado lo que leo, en realidad no se describir lo que siento cuando leo...!!!

muchos abrazos delicados amigo, cuidate

Noe Palma dijo...

le mostré tu poesía a mi mamá!! y ella se quedó :O

y yo le dije: esto lo escribe solo un buen escritor!!

Leo Mercado dijo...

Gracias Noe, por los abrazos y las palabras.
Un besote.

PD: Pobre tu madre.... someterla a semejante vejamen....

Noe Palma dijo...

te dejé algo en mi blog!! quizás los premios con canción sean mas interesantes!!

abrazos

Elena Lechuga dijo...

se me derramaron las ideas en pensamientos divergentes.

Leo Mercado dijo...

Noe... EXAGERADA!!!
(Gracias).

Leo Mercado dijo...

Uffff. Elena, es un bajón tener que recogerlas... Te pido perdón por eso.
Y te mando un abrazo grande grande.

Rocío dijo...

Con tan poquitos versos se puede decir mucho.

Lo malo de llevarse el cuerpo del otro es que te termina calando dentro del tuyo y luego cuesta más sacarlo.

Un saludo.

Leo Mercado dijo...

Es posible, Rocío, pero ese ha de ser uno de los dolores más dulces...
Un beso.