domingo, 13 de febrero de 2011

18

.
                                 a Cinzia Procopio, generosa, llena de gente...

como un nudo vital
el codo oeste acusa

un gesto
una miga de pan
una partícula ínfima
una pestaña extraviada
una cáscara de pintura en desuso

un circunstancial olvido
que haga que la noche pierda al fin
su animal de presa



(De "Las horas huecas", 2011).

17 comentarios:

Maritza dijo...

Linda dedicación.

Abrazos.

Leo Mercado dijo...

Gracias Maritza.
Un abrazo enorme.

Ananda Nilayán dijo...

Precioso poema para Cinzia. Estará feliz. Lo merece. Escribe muy bien.

Besitos, Leo, disfruta de la semana

Leo Mercado dijo...

Ananda...
Siempre presente, querida amiga.
Un beso enorme.

Cinzia Procopio dijo...

No encuentro una palabra para describir lo que siento, tal vez conmovida sea la más cercana. Hoy te abrazo con doble ración. Tu gesto y dedicatoria también me dicen que eres generoso.
Un beso

Leo Mercado dijo...

Vivimos en un mundo, Cinzia, donde la impersonalidad y el sálvese quien pueda son monedas corrientes.
A veces creo que la función, no solamente de la palabra, sino también de los blogs, es justamente acercarnos un poco. A mi amiga Susan Urich una vez le dije que "La paradoja hermosa" consistía en agrandar el mundo contactándonos con gente de todos lados, y, así, acercarnos cada vez más.
Gestos como el tuyo (hablo del premio que me otorgaste -y que sigo considerando una generosísima exageración de tu parte- y de tu último post, por nombrar algunas cosas) hacen que aquella paradoja sea posible. Me ayuda a pensar que, más allá del "mundo mierda", hay gente por la que vale la pena estirar el abrazo.
Un beso enorme, querida amiga.

Carina Felice.Fotografías. dijo...

A mi me encanta cuando el Amor-Ser-Universal se manifiesta en gratitud y cuidado por el otro. Preciosos gesto, preciosas palabras, buena vibra que siempre me hacen regresar a tu cabaña, Leo.
Lazos de amistad y respeto mútuos hacen que nuestros trabajos se compartan amorosamente, y eso es casi como tocar el cielo con las manos.

Abrazo enorme para ambos, y me encanta ver a Ananda por acá :) hermana sideral.

Beso grande, amigo!

Leo Mercado dijo...

Gracias Carina!!!!!
De estar cerca se trata.
Un beso enorme.

Luna dijo...

Hola Leo. Cinzia es un sol. Es hermoso tu regalo y ella se lo merece.

Un saludo enorme, y que tengas un lindo lunes de San Valentín.

Leo Mercado dijo...

Sin dudas, Luna.
Un abrazo grande.

Alhami dijo...

.



... la presea es deshacer el nudo, lo vital es que suelte la presa...

si no es así, toda oscuridad culminará transformada en un monstruo...

bella tu inspiración, diría que, una hermosa presea dedicada con esmero a una dama que genera aromas de rosas

Saludos poeta, y que tenga un feliz día de la amistad al lado de Cinzia...

Leo Mercado dijo...

Gracias Alhami por las palabras.
Un gran abrazo para vos.

Noe Palma dijo...

Leo!!! confirmo nuevamente que en realidad las distancias no existen!!

en este texto se descubre a Cinzia, pero a la vez te descubrís vos que sabés ver mas allá!!

miles de abrazos... millones!

Leo Mercado dijo...

Un beso enorme, Noe...

Elena Lechuga dijo...

fragmentos, trocitos; polvo.
dejo que todo flote a mi alrededor y te veo a través

Leo Mercado dijo...

Y qué es lo que ves, Elena?

Elena Lechuga dijo...

Un hombre que se pelea con serlo. Que existir nos viene dado, hacer-se con el tiempo es una pelea constante con tu flequillo. Veo lo pequeño que te sientes y lo grande que te haces cuando mueves las manos. Una circunstancia que se hace estado a fuerza de resistencia. Un alma antigua en un cuerpo nuevo que da puñetazos a una pared que ha construido con migas de pan endurecidas. Por el paso de lo que es sin querer que lo sea, por la sed de la falta de lo que fue.
Veo lo que imagino con la idea que te construyo leyendo versos que son piernas, palabras que son unas gafas con las que la vida se ve distinto, acentos que son colores que se me antojan casi siempre blancos y negros (pero éso es deformación de las mías).

Y a tu pregunta de cómo estoy... viva. Si es que no me estoy soñando. Le daba una patada enorme a los kilómetros; cogía un avión cada mes y viviría sólo con un cuaderno y un libro renovable cada vez. ¿Crees que sería capaz? puto dinero.

Ésta vez no te abrazo. Si no te importa, me dejo abrazar y me acurruco un poco. Beso.