viernes, 18 de febrero de 2011

3

.
Levantar los párpados. Sacudirse la cama del cuerpo. Saber que una mujer vela mi sueño. Que no estoy solo. Que el órgano vital bombea desparejo, pero bombea. Hacer una pausa. Mirar (como aquella noche) los pies desnudos. Saberlos enclenques, pero resistentes.

Caminar con pasos breves. Despabilar el café del frasco. Despabilarme. Abrir el agua caliente. (Mientras tanto el café en la taza). Depurarme. Quitarme lo que no es mío, lo que no me corresponde. Reencontrarme con lo último que me cubrió anoche. Dejar que sea lo primero del día.

Deshacer el polvo. Andar. Creer que lo único que sostiene la estrella es la desidia con la que me aferro al mundo. Pensar en los muertos de la espera. En los vivos hostigándolos, inquiriéndoles premuras. Decir hola qué tal buen día, con la cara llena de risa. Y tragar ácido, por lo bajo.

Rehacer el polvo. Andar. Volver. Saber que una mujer vela mi sueño. Que no estoy solo. Aunque aquí, entre estas cuatro paredes, las manchas de humedad exijan tener los huevos que no tengo para mandar todo a la mismísima mierda. Y recomenzar.



(De "Tregua", 2011).

15 comentarios:

Maritza dijo...

Intensos ritos y rutinas, Leo.

Aunque no seamos lo absolutamente valientes y corajudos, hay una fuerza interna y superior que nos mantiene.

Abrazos grandes!

Leo Mercado dijo...

Sin lugar a dudas, Maritza.
Un fuerte abrazo.

Luna dijo...

Buen y maravilloso día!Verbos de vida, Leo. De una vida intensa...

Saludos muchos.

Leo Mercado dijo...

Saludos, Luna.

Stephanie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Susan Urich Manrique dijo...

Quieres matarme, lo sé.

Te abrazo, Leodelosplanetas.

Leo Mercado dijo...

De ninguna manera, marciana (faltaba más...).
Un abrazote!

Carla Kowalski dijo...

No se que decirte, me dejaste sin palabras.
Excelente texto!

Leo Mercado dijo...

Gracias Carla.
Abrazo grande.

Anónimo dijo...

A veces hay que tener más huevos para no mandar todo a la mismísima mierda, que para hacerlo.
Voy a matar al albañil que alguna vez intente acabar con esa mancha de humedad, te ha inspirado demasiado, la he leído muchas veces , ya es hora de que se amiguen.
Un texto para leer en silencio, saborear y respetar
Abrazo Leop

Leo Mercado dijo...

Jajajaja. Puede ser, Cefe. Igual, la culpa de la mancha de humedad es de Cortázar.
Sí, nos amigamos, de vez en cuando.
Un abrazo enorme.

Noe Palma dijo...

terrible, Leo!
terrible....

Leo Mercado dijo...

Terriblemente espantoso, Noe.
Un abrazo grande.

Elena Lechuga dijo...

abrazo.
abrazo tus santos huevos, Leo.

Leo Mercado dijo...

Jajajajajajajajajajajajajaja.