jueves, 22 de diciembre de 2011

3


.
inhalar profundamente
la felicidad revuelta en tu pelo

de eso se trata estar vivo
.
.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Dos poemas (De "Canciones pendulares").

.
1


venís
mujer
a instalarte en mis raíces

y aunque alguna vez te fueras
siguiendo el rumbo del viento

permanecerías ceñida
al sutil hilo
que te teje a mi sangre



2

ilusos
inocentes
maniataban la pasión

la ceñían a un tequiero

pero no
no
claro
no

el río desbordó brutalmente su cauce
inundándolos enteros
.
.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Sin título

.
[En el centro del pecho se demora el artefacto malsano].

Casi las tres de la mañana. Apoyo mis pies descalzos en el suelo. El frío nada tiene que hacer. Y el tiempo, por su parte, es un sortilegio que saboreo en cada bocanada de aire espeso. No siento nada. No se eriza mi piel. En mi cabeza no tramo soluciones posibles. Pienso en lo injusto, simplemente.

Hacía algo más de nueve años que no sucedía. Pero ahora no temo (como aquella última vez). Espero que retome el ritmo, o se detenga de una puta vez. De una puta vez y para siempre.

Pienso en lo injusto, simplemente. En lo injusto que será no poder mirar a los ojos a la muy hija de puta, antes de que me aseste el ladrido final. Y eso me inquieta.

Y por mucho que me empeño, nada devuelve el sórdido estruendo paulatino, o la ira que me remonta al vientre circunspecto donde un líquido urgente horadaba mis angustias.

Sé perfectamente que aquí, en este artilugio del tiempo, estaré solo siempre, rabioso, desafiante, para que realmente le cueste.

martes, 13 de diciembre de 2011

3

.
con la sangre
desesperada
en los conductos acuosos

te espero


Otra manera sería suponer la noche entera, con toda su vertical sombra. Suponer el techo a dos aguas de esta casa venida a mía. De esta casa enclavada en la ladera este de un cerro que recibe los embates que depositan las lluvias estivales, antes de atravesar el valle y perderse en la selva repleta de azares e incertidumbres. Las lluvias, por supuesto. Las lluvias se quedan aquí. O al menos en parte. Y son la excusa suficiente para iniciar ese extrañamiento, esa desesperación que suponen los versos iniciales. Y claro, sí. Vas a venir. Vas a renegar por el humo que puebla la casa, y cuelga particularmente de las telas de araña del techo (es alto, no tengo alternativa). Vas a propinarme una amorosa puteada por el caos de los libros leídos a medias y diseminados por cuanta superficie horizontal exista. Porque no puedo con mi genio y anoté el plan para un poema entre tus cuentos de Bolaño. Por mi manía de doblar el vértice de la hoja hacia la página en donde dejo mensajes, en donde escribo pistas. Y sí, que mi cuaderno rojo, que una hoja de máquina en blanco, que la libretita anillada que te regalé, que con lápiz tal vez, pero con una lapicera definitivamente no. Y yo sé que tendrás razón. Y no podrás sostener tu papel de mujer ruda y renegona y se te escapará seguramente una sonrisa y yo te sabré nuevamente mía y vos lo sabrás también. Y, seguramente, mientras los recojas para ordenarlos en la biblioteca, supondrás el tránsito de mis huesos por la casa, mi trashumancia. Vendrás. Vendrás a alimentarme la bestia, a domesticarla. A recordarme que hay más, que siempre hay más. Vendrás. Y yo te voy a esperar con efervescencias propias para la ocasión, con temores. Entonces la vertical sombra será nuestra.

Pero ahora no. Ahora es la tarde. Yo no voy a tocar nada. No voy a mover nada. Voy a permanecer inmóvil, balanceando sólo mis ojos, al borde de la hamaca donde soplo nubes grises y les invento formas. No toco nada, no.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Pequeños mundos quelonios

.
Flora abismal


Estoy sentado aquí, bajo mi propia sombra. Y una mujer me crece en todo el cuerpo.





Fauna abismal

He enraizado mis pies sólo para criar pájaros que aleteen el aire de tu pelo.





Si pudiera explicarte…

Estoy preso. Preso. Preso. Atado. Ligado. Maniatado. Soy árbol, ergo: vuelo.





Conexión

Mi pierna derecha es, aquí, la raíz que, al contraerse, arquea tu brazo izquierdo, allá.





Sucesivamente (otro)

Asirunirhilvanar. Que cada palabra sea raíztroncoramatallohoja, y que el círculo cierre, sucesivamente. Y nos envuelva.
.
.

24

.
.
un día fui un pájaro

a veces
hace años
solía enarbolarme

aunque nací siendo pez
no caben dudas

hoy
sin embargo
repto
curiosamente
sin ser saurio

con condición bípeda
me anclo a unos prismas
que dan contorno
a un mundo borroso

y aunque viajo
en el tenaz humo del tabaco
o en el líquido urgente

extraño
por momentos
la suculenta libertad
del verde
.
.

lunes, 5 de diciembre de 2011


26


sé que cuesta caro
buscar el desborde alado

y ser aire y nube
y llevarte conmigo
aunque no vengas




27

enmascaro el tañido
del ajenjo
disimulando
lo sutil

lo que aquí queda
o quedará

una mancha en esta mesa
una risa suculenta
y una promesa desecha

recobrará en algún tizne ajeno
el súbito sabor de una dulzura
que no nos permitimos
.
.

domingo, 4 de diciembre de 2011

22

.


en el borde de tu boca
vacilo

 

miércoles, 30 de noviembre de 2011

.
25


aquí
en estambul
recupero consonantes
distingo lo casual
de lo cáustico
la pimienta de alepo
del eneldo

distingo al mármara del negro
partiéndose en dos cauces desiguales

a la mujer de entre el tumulto
a la que observo
secreto

a la que quisiera entrármele al escote
en un gesto de descaro
besarle el cuello
la boca

pero no
este doble frío
de huesos y de ausencias
amilana todo intento

y yo me quedo solo
como siempre
buscando un punto
sólo un punto de calor
entre tanto invierno

                                       Estambul, invierno de 2005.



27


enmascaro el tañido
del ajenjo
disimulando
lo sutil

lo que aquí queda
o quedará

una mancha en esta mesa
una risa suculenta
y una promesa desecha

recobrará en algún tizne ajeno
el súbito sabor de una dulzura
que no nos permitimos




29


me duele bajo la piel
lo que nunca podré ser

quiero decir
alzar los brazos
y desplegar plumajes
herrumbrados

sábado, 26 de noviembre de 2011

Sanguíneos

.
12

estoy luchando aquí
en el poema
desaforadamente
no se ve
no se nota
pero lucho
créanme
lucho



18


aquí me bebo
el ángulo llano del renglón
la línea obtusa de oscuridad
que el grafito estría
a borbotones

tras la ventana
la gente camina
anda
como si yo no estuviera
desangrándome en estos versos

entonces me voy
vuelo
soy el aeroplano
que una mano catapulta

y ambos
poema y yo
nos hundimos en el aire de otro cielo




NOTA: El poema que precede apareció a las 10:10 am, justo cuando acababa de apoyar mis pies en el piso. Salió de un sueño confuso (o de varios sueños). En el sueño (o en los sueños) yo escribía este poema en un aeroplano de papel que arrojé por una ventana, ignorando su destino o función, si es que existían. Desconozco las circunstancias generales que rodearon el acontecimiento. Sé, sin embargo, que una mujer se divisaba a mi alrededor. Que no me veía. Y que yo me iba, me iba…



14


a veces
quisiera propinar improperios
deliciosos
a mansalva y sin mesura

pero la gente espera
que de mi boca culta
salgan evocaciones profundas

entonces digo
noche sirena nube
amor montaña nube
nube lluvia mar
nube

que es lo mismo que decir
mundo de mierda
quisiera patearte el culo

aunque no parezca

viernes, 11 de noviembre de 2011

Varios

 .
3

hablo de llenar
tu boca de lunas
para que seas
en mi noche
luz

[digo
simplemente

que el mundo hoy
es tu cintura tenue
entre mis dedos]



16

abjuro

valéry
aquí no hay
ningún espirit géometrique

yo sólo escribo
y por momentos dudo
que sean mis propias manos
las que tramen el papel

así
como el matador
muere en su ley
yo escribo el aire que respiro
los gestos simples
de las hojas
los pómulos curtidos
de la sal

la sangre misma del prójimo
todos sus desaciertos

sus quimeras



II

coronado de espinas
suspendido entre maderas
observo los secretos del viento
sus eternos designios

soy el origen mismo del pecado

egoísta perezco
sin compartir mi muerte
y sus divinas providencias



XIV

la hormiga arrastra la hoja
trabajando ferozmente

la mariposa lucha contra un día
que no la salvará

acrecienta sus colmillos desafiantes
la araña sobre la tela

yo escribo el mundo
con desesperación de insecto

con fallecimientos ajenos
para otra ocasión

con soledades de jungla
y sombras en la sombra
.
.

martes, 8 de noviembre de 2011

Un poema parabolar (paravolar) - Reedición a pedido.

.
la línea
            convexa
                           que tu empeine proyecta

y el borde
             abismal
                        de  tu recta tibia

                                            la montaña
                                       (que es tu rótula)
                                   en la que hago cumbre


y la parábola
          interna
                  de tu muslo

                        una parábola paravolar
.
.

viernes, 4 de noviembre de 2011

.
V

                                          “Todos los ríos me llevan a tu orilla dorada”.

                                                                                      Manuel J. Castilla



vos podrías partir el aire
de esa antigua consagración
llorarte noche adentro
en tu íntima verdad

entonces yo sería la antigua comunión
que ignora tiempos
y funde brazos en abrazos

en tu boca mora
tiñendo mi sangre
o en mi mano humo
acariciándote el pelo

como siempre alguna vez



XVI

                                    A Susi(marciana)



uno está lleno de gente
y
sin descubrirlo ciertamente
del otro lado
nos acechan
.
.

domingo, 30 de octubre de 2011

Dos poemas perrunos

.
XV

a veces estoy
en el sonido que la tristeza emana
y de sólo estar la lloro
por las manos
la lloro
en la trayectoria fecundada por la lluvia
la lloro

y le suelto mis pájaros
en su aire
llorando
y su nombre es la palabra pan
que alimenta las nubes en las que pastan
las gotas saladas
que enriquecen las raíces
que recuerdan que llorar
es como estar despidiéndose siempre
sin nunca irse verdaderamente

pero no
entonces no
vida
amor
nada
nada más
.
.
.
XVII
 
una mujer quiebra la noche
su lateralidad exacta
se me desliza en el cuerpo todo
en la clavícula

y
como si de olvidar el mundo se tratara
golpea la circunstancia
con ternura
con la espalda dañada

y la jauría aúlla a la distancia
asumiendo sutilezas
o acercándome a la orilla

y hay una entrega
y unas manos que
como una multiplicidad de ríos
tienden una telaraña
que me inclina a su piel
garabateante

ella sacude mi boca
yo su garganta azabache
y sabemos
sabemos que como una navaja
o un viento lacerante
algo
algo va a permanecer
.
.
(De "Jauría", 2010).

miércoles, 26 de octubre de 2011

4

..
sin mi enorme barba
bajo el agua

sin las hormigas tercas
andándome en la espalda

sin el humo inquieto
dibujándome el rostro

así
superfluo

elevo mi vista
en una ciudad ausente
que no cabe en sí misma

y a mí me late todo el cuerpo



                                                      Entresábanas, Madrid, mayo de 2009.
.
.
.

lunes, 24 de octubre de 2011

IX

.
la misma mano
acertando el equilibrio
desfasando
                    tiempo
                    espacio

devolviéndonos el pálpito
que nos arrima
un poco más
a la tierra

y encontrándonos
a orillas de ese ancho riesgo
                            que es amar
.
.

viernes, 21 de octubre de 2011

1 (pequeña celebración)

.
                                                   A la niña tortuga


me pediste un poema
un barco
una nube

subí a la montaña entonces
y esperé

la nube se dejó navegar
mansamente
y fui capitán dichoso

y dichosos quedamos ambos

 
 
(De "Jauría", 2010).

miércoles, 19 de octubre de 2011

III

.
aquí
en esta ciudad
los alambres me tensan la soledad

y por mucho que me empeño
en deshacer la lejana certidumbre
                          esa mujer me tiembla en la lluvia
                          que me anuda los huesos

y por un momento
sólo por un momento
quisiera no ser el extraño hombre
que mira por la ventana de un hotel
cómo la luna es devorada
                                           por los cerros del oeste



                                                               La Paz, primavera de 2010.

martes, 11 de octubre de 2011

Tu espalda

.
I


tu espalda son retazos
de fuegos que repaso



II

tierna meseta
donde escondo
                          mis mares



III

ahí
escribo pistas

trazo mi quimera
de vértebras

 
 
(De "La otra estética", 2006).

Sentencia

.
                                                        “Te nombraré veces y veces”.
                                                                                      Juan Gelman




sacudiré mi tristeza
en la tuya


serás una mujer
sin espejos


seré la luna
que gota a gota
se cae de entre tus dedos


temblarás ante
mi crueldad
de espalda


y no tendrás refugio
cuando me canse
cuando tus huellas sufran
mi abandono
de vereda gastada


y estés sola mientras
desde alguna orilla
de tu alma descosida


el cielo desagüe
su mar incierto
de angustias

 
(De "La otra estética", 2006).

viernes, 7 de octubre de 2011

De "Apenas este cuerpo"

.
5


en el espasmo
en la contracción
en la saliva última
en mi mano urdiendo tu pelo todo

ahí
no antes

cruje mi intento



(de una clase de música)

otra vez
este adverbio
injuriando aquella acción

en mi oído
en las cuerdas de tiersen



7

los quejidos del piano
no amilanan mi impaciencia

recrudecen
aún más

mi entrársele en las tripas



8

bastarán
la línea acuática
la excusa fatigante
y estos versos malsanos

para entorpecer la nada



(el que espera)

domingo
invierno

y yo con mas miedo que frío
miro a la mariposa en el vidrio

(si acaso solamente ella me pensara)
.
.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

CINCO ÚLTIMOS POEMAS A QUIEN CORRESPONDA

.



“Ahora escribo pájaros.
No los veo venir, no los elijo,
de golpe están ahí, son esto,
una bandada de palabras
posándose
una
a
una
en los alambres de la página…”

Julio Cortázar





I

a tu supuesta felicidad
se suma
tu constante desgracia
la búsqueda de un verbo despabilante

la acción liberadora
que su nada ahora oprime



II

a tus destellos de culpa
se agrega
tu incansable cinismo

el sinfín de rostros a destiempo
que tus manos no alcanzan a asir



III

aquí
voy a hacer de este espacio
mi carne

de tu cauce desigual
el postergado peldaño
donde la araña teje a destajo
lo que amedrenta tu ira

aunque lo ignores
o lo niegues



IV

abrirás tu boca
y se te entrará la noche toda

ese envoltorio sutil
tiznando tus entrañas

el quejido de unos hombros
contrayéndose

la geografía interrupta
de algún ceño fruncido

habitando tus manías



V

no habrá más motivos
no habrán más razones

regurgitaré mis versos
cómodamente

mientras te olvido
(al fin yo)
por primera
por única
por última vez

mientras te observo
asumiendo tristemente
que el hilo de agua
que la canilla complace
bastaría para ahorcarte
y dejar de ser
apenas ese cuerpo
.
.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Varios...

.
TRES


yo no lo sé
pero tu boca agrega cosas
me deshabita de olvidos

y mi noche podría tener un solo hueco
y yo no importarme

y la caricia presentida
podría nadarme
entre el sueño y la vigilia

y yo no lo sabría
y sentiría la noche venir hacia nosotros
desalmado
o sediento



SIETE

deambulo por la hora separada
me desovillo en tus ojos
en el descuido de tu nariz
en el afán minúsculo de la hormiga

(la fiera
a lo lejos
me persigue la sangre)

quisiera poder decir
a ciencia cierta

sin tener que equivocarme
inocentemente

que alguna vez
se acabará esta pena
que me orilla las manos



DIECISEIS

                                                                    [antes]
ni este ruin invierno
congelando mis codicias

                                                                    [después]
ni el advenimiento prematuro
de una primavera que hacemos nuestra

podrán

                                                                     [siempre]
el desafío ha de ser
conservar tu olor
en las páginas del libro



VEINTISIETE

no me queda nada
parecido a la tristeza

ni más allá de mis brazos
ni más acá

y de mis párpados
ya no huye ningún sueño

no me importa
lo que parta de mí para siempre

lo que me deje lágrimas de arena
en el reverso de mis huesos

si aquí tu boca besa mi frente
y eso me basta



Diario de mar: día 58, junio de 1491.

resisto

como un capitán que
amarrado al mástil principal
de su navío
se niega a entregarse
al mar

y aprieta los dientes
y frunce el ceño
y teme con todo el amor del mundo

y resiste



(De “Hijo del viento y otros poemas”, 2010).

jueves, 8 de septiembre de 2011

Comunión

.
La tierra aquí amanece entre las nubes. La veo a diario al salir al trabajo.  Y yo no sé si será capricho del viento o qué, pero por un instante, por un ínfimo instante, a mí me crecen unas alas enormes.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Labrares

             .
                 Aquí, con mis razones vida adentro, aro la tierra. Pienso que uno no elige dónde nacer, pero sí puede elegir dónde morir, y con quién o cuándo. El mediodía, presuroso, se avecina desafiando mi jornal, y a mí no me importa. Y te llamo con voz ronca desde el fondo del valle. Y te busco, entre las hojas resecas del otoño.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Trampa

.
La niña tortuga vive corriendo, paradójicamente. Un segundo aquí, otro más allá. Y uno nunca puede asirla por completo. Yo entonces le escribo unos versos. Dos o tres, solamente, para que no llore. Y un relato sin sentido, como éste, por ejemplo, en el que la tengo al menos el tiempo que tardan sus ojos en pintar estas palabras.

miércoles, 31 de agosto de 2011

La niña tortuga

.
Fue un estruendo ensordecedor. Los vidrios volaron por doquier. El griterío fue tremendo. Mi pecho se detuvo una fracción de milésima de segundo. Y fue ahí que entendí todo.

Después vino el destierro, la soledad. La búsqueda de un verbo que despabilara mis ansias. Tuve que dejarlo todo para recuperarlo todo. Irme para quedarme.

Sobreviví así a la ruptura circunstancial de un sinónimo simple, pero complejo. Y demoré lo que quedaba del cielo para guarecerme, aunque me doliera este adverbio de lugar como piedra en el zapato.

Entonces, apareció la niña tortuga y se me instaló en el cuerpo.

lunes, 29 de agosto de 2011

(Sin título)

.
En Salta hay una lluvia breve, por la que volvés a menudo. Vos no lo sabés, claro. Como tampoco sabés que para besarte, cierro los ojos, inhalo profundo y dejo que el mundo, que es este cúmulo de montaña y río y ceibo y tierra mojada, se me entre implacable entre los dientes.

domingo, 28 de agosto de 2011

Coincidencias


                             La muchacha ocupa el rincón que da a la puerta de la calle Urquiza. El muchacho el opuesto de Florida. Ambos se miran, se piensan. Y hay un instante, pequeño, diminuto, que los dos ignorarán siempre, en el que el amor (el verdadero amor) es posible. Y sucede justo antes de que los dos vuelvan a ser el solitario abogado repleto de papeles que camina solo por la recova en un día de lluvia, y la profesora de literatura francesa que piensa que el mundo es una extensión del tiempo perdido de Proust, mientras estira el brazo para tomar un taxi.



A la profesora de literatura francesa.

martes, 23 de agosto de 2011

Coordenadas

.
S 26º 07’ 40.0’’
W 65º 05’ 41.5’’

1.489 msnm


1) Decir mierda. Y salir a regar cada liquidámbar, cada bambú. Dejar que el agua se esparza para donde mejor le plazca.



2) Decir la puta madre. Y volver a entrar en este laboratorio-casa. Dejar que la calavera ría en mi mesa de luz, que sus tibias se retuerzan en infecciones de otro tiempo.



3) Decir la puta madre, me cago en la mierda (en la mismísima mierda). Dejar que la ira del muerto se añada a la del vivo (y yo no sepa cuál de los dos soy yo y cuál, por consiguiente, es él) y juntas sumen cóleras furibundas a estas planillas, a este papel en el que escribo increíbles tesis sobre por qué la historia, cuándo la ciencia, y cómo el arte de narrar (de construir o inventar?) sucumbieron ante mis intenciones de explicar, en realidad, qué nos lleva a ser, esta noche, el hombre más solo del mundo y el muerto más muerto de la historia.



4) Decir el vulgar poema:

                                                                                                               andamos juntos
                                                                                                               por allí modificándonos

                                                                                                               Francisco Urondo



en la misma noche
estamos
abriéndonos paso
en la humedad

que para esta altura
no es más que otra forma
de esta mutua soledad



5) Decir que, en realidad, acaso lo único que importe sean las coordenadas donde un hombre (el otro aquí ya no cuenta) late desaforadamente y con pasiones propias para otra ocasión, construye un tiempo extraño, particular, un tiempo que le ronda el cabello a una mujer, que le punza el humo al café, que transpira la sucesión de tarsos tibios y fémures afiebrados. Y pide auxilio.
.
.

sábado, 20 de agosto de 2011

25

.
Que te balancees treintay7 o 30yocho veces.
Que me revolotees la paz.
Que lo incierto arrecie.

Que el desenvolvimiento de una estratagema en la que un avión, un barco o una bicicleta, sean la modificación del registro superable (y superpuesto) de lo tácito, suponiendo modificaciones perceptibles al paso del tiempo.

Que sepas que esgrimo un espacio púrpura,
en el que cabemos todos.
.
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

lunes, 8 de agosto de 2011

24 (a ver si nos entendemos)

.
hablo de querer compartir con vos
hasta el asesinato de una cucaracha en la cocina
con una pantufla mordisqueada por el perro

y que ese acontecimiento
y sus derivados
sea el mejor de los programas
para un sábado en la noche
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

viernes, 5 de agosto de 2011

22

.
ella era
un par de alas

no suyas

mías
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

miércoles, 3 de agosto de 2011

18milmartes

.
en la imagen de la foto
su pelo se movía
marcando un diminuto péndulo

los árboles del fondo
eran
sin embargo
más elocuentes:

                             sus copan brindaban
                             chinchinando fuertemente

pero lo más llamativo
era su vestido florido
ese al que
durante 18milmartes
el viento le entró gustoso
y yo envidié
francamente
como abeja de panal
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).
 
 
18mil martes con voz...
 

jueves, 28 de julio de 2011

Pez de plomo

.
A las tres mosqueteras.

               Alguien en el mundo nos piensa, mientras nosotros miramos insistentemente cómo el pez de plomo emerge del caño acerado y, precipitadamente, nos impacta en el centro de la frente, para dejarnos nada.

               Alguien en el mundo nos piensa, y es la hora del té o del almuerzo, de una caminata con música o de leer en la hamaca; nos piensa, alguien, ignorando siempre nuestro destino egoísta, y todo lo que una miserable muerte avecinará.
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011). 

miércoles, 27 de julio de 2011

Música

.
ella se mueve
sutilmente
y el aire se hace música
en cada recoveco de su cuerpo dúctil
.
.
(De "Poemas parabolar (paravolar)", 2011).

martes, 26 de julio de 2011

14

.

sobre los pormenores de tu lateralidad
voy a decir
que amo el mismísimo centro
de lo que sos
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

viernes, 22 de julio de 2011

Cinco poemas de "Desperfectos (cruda poesía mía)", 2007.

.
7


la noche cíclope
me observa la espalda

con su sagaz predilección
lame mi entraña


podría navegarte en mis venas
si quisiera



10

hasta el hartazgo
hasta los coágulos
hasta el desgarro

abrupto te transito

detrás del vidrio
vos doblás
las telas del recato

[no imaginarás nunca
este segundo
en el que te zurzo a mi vida]



17

la noche no se aprieta
contra mi pecho

se escapa
monte adentro

y se erige
definitiva
detrás de los cerros inmóviles
que la alimentan

la luna
hoy afilado puñal
no sospecha
estos pormenores lúdicos

espera
desde la primera
de todas las noches



19

si pudieran creerme
que es el tiempo
quien olvida

y no yo

que mis dedos
no son los que
fabrican historias

y sí los tuyos

que me escondo
detrás de mis suspiros
que quisiera que me vieras
tal vez arrojarme al vuelo

que no podría hacer otra cosa
que retorcerme el pescuezo
para saberme vivo

créanme



31

no tengo historias que contar

a despropósito poseo
la certeza de los saurios
transitándome la espalda

como único relato
.
.

miércoles, 20 de julio de 2011

Cuento

.
Él quería ser soñado por una mujer. Entonces se convirtió en príncipe, y se pintó de verde, para parecer sapo.
.
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

martes, 19 de julio de 2011

11

.

                                                                                                A Sarah.

Estar parado en la fila del supermercado, y sentir esa sensación (acaso comparable con un puño que arruga una tela) hacerse carne desde las afueras del pecho hacia el centro. Mirar los pies, automáticamente, y mover los dedos en el interior de las zapatillas. Empuñar con la izquierda la ira, y con la derecha la suma de menesteres, hasta entonces imprescindibles.

Cinco o seis segundos solamente. Y no caer.
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).
 

domingo, 17 de julio de 2011

10

.
un tren viaja certero
en su doble azar paralelo

la música suena indiferente

y sobre esa oruga acerada indago
lo que mirás
cada mañana
cuando abrís los ojos
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

viernes, 15 de julio de 2011

Tres poemas (de "Cóndores tatuados", 2008).

.
3

hablo de llenar
tu boca de lunas
para que seas
en mi noche
luz

[digo
simplemente

que el mundo hoy
es tu cintura tenue
entre mis dedos]



25


entro a desgarro en la indiferencia
sin quererlo
como el último de todos
como la saliva final del beso

soy el que todos ignoran

-digo.

estoy aquí
beso tu frente
nunca estarás solo

-dice.

entonces nos amamos



33


serenaVIOLENTAviolentamenteserena
HERMOSAhermosamenteinconmensurable
INCONMENSURABLEMENTECIERTAciertamentetierna
TIERNAMENTEFEROZferozmentecálidaCALIDAMENTEMUJER

a veces quisiera
que fueras algo más
que la suma de adjetivos
que uso para hacerte
.
.

lunes, 11 de julio de 2011

7

. 
                                                           una línea tensa

___________________________


las manos frías
(las dos)

los ojos cerrados
(los dos)

y el crepúsculo sobre la montaña
que se une
a mi torre de babel
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

jueves, 7 de julio de 2011

Cuerda

.
“No hay cuerda que valga, los buenos vuelos nunca siguen
las instrucciones de nadie”.

Cinzia R.



                                       En el pueblo de los ríos que suben, todo puede ser todo: una cuerda es un pájaro. Un pájaro es un árbol con hojas en invierno. Un árbol con hojas en invierno es una roca metamórfica que es, a su vez, el agua que gotea del hielo del techo de mi casa (que es un liquidámbar de hojas rojas), y que, antes de golpear la tierra con desaforo o inconsciencia, es una cuerda, que parece pájaro, pero que es cuerda, y vuela.
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

martes, 5 de julio de 2011

Un poema parabolar (paravolar)

.
.
la línea
     convexa
          que tu empeine proyecta

y el borde
     abismal
         de tu recta tibia

                                     la montaña
                                 (que es tu rótula)
                             en la que hago cumbre

y la parábola
     interna
          de tu muslo

          una parábola paravolar





_______________
Si supieras lo que tu cuerpo relata, de sólo estar, seguramente no lo creerías.
.
.
(De "Poema parabolar (paravolar)", 2011).

domingo, 3 de julio de 2011

Sobre esa mujer

.
Esa mujer está en mí. Se me sale por los ojos para ser la que compra verduras del otro lado de la calle, la que ríe en la carnicería y sufre en el dentista.

Su pelo se me sale por las uñas para poblarle el rostro que, a trasluz, enamora al vendedor de diarios de la esquina.

Y su olor, claro, su olor… Su olor son mis rodillas aplaudiendo; son mis codos temblando el pocillo de café: su olor me ronda la muñeca izquierda (emerge por los poros: yo veo mis vellos erizarse).

Su voz es el desorden de mi biblioteca. Ella flota de cada uno de mis libros escritos y anotados y tachados, para cebar los mates que el invierno imprime en nuestras paredes, mientras las pequeñas voces reclaman circos, piratas o tesoros.

Esa mujer está en mí. Aunque crea que duerme a mi lado, en el costado izquierdo de la cama, independiente, y que el que ronca soy yo.
.
.

viernes, 1 de julio de 2011

Anotación al margen

.
·El sosiego del borde de tu boca, cuando el sueño te avecina una sonrisa de lado.
·El límite abismal de la mesada, donde tus manos descansan ante el ave toda acuchillada.
·La mentira en el espejo.
·La búsqueda infatigable de tu muslo entre el caos de las sábanas.
·El mar que tus ojos proyectan en el sillón, donde yace mi velero de papel.
·Una razón.
·Una excusa.
·Y aire.



NOTA: Añadir una realidad en la que depositar las furias que se mecen en el ángulo que marca mi hemitorax oeste.
.
.

martes, 28 de junio de 2011

3

.
la distancia
es sólo un error de cálculo
que algún día corregiremos
.
.

lunes, 27 de junio de 2011

2

.
cinco marcas
en un libro ajeno
                              ahora propio

la felicidad
aquí
son esas cinco marcas
de un lápiz
que tu mano sostuvo
e imprimió en el libro
.
.

viernes, 24 de junio de 2011

1 (ad hoc)

 .
no sé dónde termina mi cuerpo
y donde empieza el mundo

voy a abrir la ventana
para entrar en la noche
esta vez seré yo quien
de un salto
se introduzca en la noche

no lo sé
verdaderamente
pero quizá sea eso que queda debajo de mis pies
o las partículas invisibles
donde se suspende mi alarido

es tarde o es temprano: es noche oscura noche cerrada noche

no sé dónde termina mi cuerpo
y donde empieza el mundo

no sé si el hombre que sale a las siete de la mañana
y vuelve a las diez de la noche
con un abrazo de frío en el cuerpo
soy yo

o si el mojón o el semáforo
si la avenida o el río
marcan la separación ancestral

hay un cuerpo de mujer en una cama lejana
un cuerpo que amo
que se ofusca y se acurruca
que late hasta las persianas y las puertas
y los baúles y los roperos
y hasta la cucha del perro

yo no sé dónde empieza el mundo
aunque sí dónde mi cuerpo
.
.

martes, 21 de junio de 2011

25

.
Ignoro si era una librería, una bañera o un barco. Sé que ella gritó “tierra”, y que ambos supimos el resto.
.
.

sábado, 18 de junio de 2011

Una historia jamás contada

.
Ni Romeo ni Julieta. Ni tampoco balcón, aunque sí ventana.
Por ahí nos amamos.
.
.
(De "Las tramas de la noche", 2011).

viernes, 17 de junio de 2011

23

.
tu boca es
la belleza absoluta
sin atenuantes
.
.


martes, 14 de junio de 2011

Clase de Arqueología

.
la arqueología
es
mirarse hacia adentro
con el rigor que el detalle exige
y excavarse a sí mismo
las pasiones mal habidas
los rencores incorruptos
los odios infundados

y descubrirse entonces
bajo la luz de lo cierto
vulnerable
.
.
(De "Las tramas de la noche", 2011).

lunes, 13 de junio de 2011

Clase de Prehistoria

.
Una línea parte la mensurabilidad histórica en dos*.

Cuentan que el suceso puntual, estuvo relacionado con el hecho concreto de empezar a plasmar símbolos sobre una superficie perdurable, hace unos 5.000 años.

Hay una línea, ínfima, delgada. Detrás, lo ágrafo.

No importa aquí hablar de Egipto, Mesopotamia o China; basta decir, simplemente, que estábamos, de este lado de esa línea, discutiendo la transición de un verbo parecido al verbo amar; un verbo que, en una servilleta de papel que aún conservo, latía más allá incluso, de la intemperie misma del tiempo. Y que ese juego de símbolos nos llenó el espacio de risas y de pequeñas voces.






__________________________________
*Discutir los pormenores epistemológicos o teóricos que nos llevan a considerar a la historia historia desde que el hombre, en cualquiera de sus versiones, puso un pie en la tierra, forma parte de la harina de otro costal, y no es el propósito de esta clase.
.
. 
(De "Las tramas de la noche", 2011).

viernes, 10 de junio de 2011

Clase de Historia

.
Toda la historia de la humanidad se reduce a un punto. A una mancha. A un descuido en tu mejilla, que yo, con precisión quirúrgica repaso con mi maltrecho índice este.

Lo que nos ronda podría ser el caldo o Adán y Eva, la teoría del candelabro o el congelamiento de Bering, Napoleón o Tupac Amaru; y no importar en esta clase.



(De "Las tramas de la noche", 2011).

miércoles, 8 de junio de 2011

Clase de Física

.
ósmosis
es
el ejercicio
de traspasarnos el amor
boca a boca

y entenderlo todo
.
.
(De "Las tramas de la noche", 2011).

lunes, 6 de junio de 2011

Clase de Geografía

.
El río atraviesa el puente naranja de oeste a este. Y la ruta, perpendicularmente secciona, a su vez, al pueblo en dos mitades. Al fondo, otro río obra como el primero (ahí el puente es blanco). Después cero pueblo y pura y exclusiva selva de montaña. La ruta sigue, al norte, sola en su ensimismo, pero no es propósito de esta clase.

La cosa en términos gráficos sería así:
____________________________________________________________________
           
        X                                                          I
I
I
I
____________________________________________________________________

Si nosotros hiciéramos un corte de perfil del primer gráfico, éste quedaría, de oeste a este, más o menos así:

\
        \
               \
                     \
                           \
                                 \     \     \     \     \     \     \

El punto rojo, que primero es equis y después diagonal, según corresponde en las respectivas vistas, marca el sitio en el que una casa se levanta, alejada del mundanal ruido; en donde un hombre abre las ventanas en pleno sol de otoño, y respira profundo ese olor a tabaco a destiempo, y piensa en esa mujer que no está, pero que puebla desde las telas de araña del techo hasta el polvo incompleto de los libros, pasando por la yerba usada del mate, la rojedad de los ladrillos del contrafuerte, la lámpara a medio hacer del living, el ángel de Piazzolla en el ambiente, el latido a ritmo exacto y este papel, por supuesto, mojado por sus ojos mar.





NOTA: El norte siempre es hacia arriba, derivándose los restantes puntos cardinales por mero ejercicio lógico.


(De "Las tramas de la noche", 2011)

domingo, 5 de junio de 2011

Algún 21 (de no sé dónde...)

.
supongo mi aire
andándote el cuello

mis maltrechos dedos
rondándote toda

cierro los ojos

digo
ahora beso
entrarte al alma

pero claro
son las tres de la mañana
y estoy solo
acompañado por una taza de té
de manzanilla
y nostalgia

pensando posibilidades

viendo fijamente
como el silencio
se anida
en el borde palpitante
de la noche
.
.

viernes, 3 de junio de 2011

Ahistoria

.
Eva. Ella era Eva. Pero él no Adán. Sin embargo la miró como a la primera, como a la única mujer del mundo.
.
.



miércoles, 1 de junio de 2011

Proyección

.
Doblé
prolijamente
el pañuelo (tuolortuolortuolor)
en cuatro partes,

y lo guarde.


Con la certeza absoluta que, al abrir el frasco, todo volverá a empezar.
.
.

domingo, 29 de mayo de 2011

Sin título

.
                        A Lidia Fernández.




tengo que decir que un árbol
enraíza el dorso de mi mano este

que el río que desciende furioso
avecina un revés interrupto
que moja mis pies y riega mi mano

que una mujer que yo no veo
pero que sospecho
observa a la distancia mis artilugios

que aquí nada salva nada
que empuñar estos versos secos
es luchar contra nadie
es resistir ninguna cosa

que del amor no se habla
al menos mientras dure el poema
.
.

viernes, 27 de mayo de 2011

19

.
hay algo
siempre hay algo más

cuando creo que no es posible
atravesar el presuntuoso telón

cuando sospecho que el músculo
apretará hasta matar

tu boca me sonríe


(De "Las tramas de la noche", 2011).

miércoles, 25 de mayo de 2011

17

.
como si de eso dependiera
la sucesión de las cuatro estaciones
o el ladrido del perro

quiero decir
la paz entre los tallarines de la olla
o el ruido de tu risa en el cuadro torcido

la dulzura femenina del orden de mis libros
y el reflejo antónimo de mi pelo y mi barba

estimados amigos
aquí es menester
una boca
unas manos
ciertos ojos
la silueta predilecta

entonces
pienso
sostengo

voy a dejar abierta la ventana
para siempre

 
 
 
(De "Las tramas de la noche", 2011).

lunes, 23 de mayo de 2011

24

.

las curvaturas de tu pelo
le dan sentido alamar




(De "mil200", 2011).

domingo, 22 de mayo de 2011

26 (oficio)

.

                         A la muchachita que tiene un paragüas maltrecho, y pretende , inocentemente, prestármelo...




ensanchar la palabra
y lloverla letra a letra 

 
 
(De "mil200", 2011).

miércoles, 18 de mayo de 2011

16 (tres de)

.
quiero verte regar las plantas
escribir el sobre

quiero ver tu pelo mojado
recostado en la mano
que sostiene tu modorra

quiero que
cuando rompa esa postal
y me duela hasta el hueso
a vos te palpite el ojo izquierdo

y que esa sea la señal
que el mojón nos da
para saber que estamos
.
.
(De "Las tramas de la noche", 2011).

martes, 17 de mayo de 2011

Para Lidia, que lo mira también por internet


La Foto es de mi amigo, el fotógrafo Lisardo Magipinto. La tomó durante un viaje que hicimos a Cachi, en abril de este año. En la foto se ve la Recta de tin tin, casi a las doce del mediodía. Mientras él la tomaba, yo pensaba en lo mucho que faltaba para llegar a algún sitio a almorzar...

Con un click sobre la imagen, se amplía.

domingo, 15 de mayo de 2011

13

 .
                                                                                             A T., por estar justo ahí.


Como una lanza que, después de volar muchos metros por el aire, me atraviesa el pecho y me abate contra el suelo.

Así,
el músculo aprieta.

 


(De "Las tramas de la noche", 2011).

martes, 10 de mayo de 2011

12

                                                                           Daniel M.® (Exclusivo para este texto).

me pongo una tormenta
una nube negra

me saco el paraguas
las botas

y salgo

 
(De "Las tramas de la noche", 2011).

lunes, 9 de mayo de 2011

Tres (anatomía)

.
17




sólo entre tus muslos
se está a salvo 




18



estiro mis brazos
pretendiendo abrazar todas tus inseguridades 




19 (tu cuerpo desnudo)



el poema es muchas cosas más
que un cúmulo de palabras en un papel

 
 
(De "mil200", 2011).

jueves, 5 de mayo de 2011

Cuatro (uno).

.
13


te abrazaría mares cuando
no sabés qué hacer con tanta desnudez



14


y yo creo domesticar
el salvajismo de tu pelo por la cama



15


y el tango es un fuelle
un puente



16


desde donde tu boca observa sonriente
y uno se introduce en la felicidad


 
(De "mil200", 2011).

miércoles, 4 de mayo de 2011

6

.
La mujer señala el constructo, vociferando. Establece la normativa con aire de sargento del ejército. Describe una a una las penas. Amenaza. Y hasta frunce el ceño, en un gesto desafiante*.















__________________________________
*Lo que yo veo, sin embargo, es su cuerpo desnudo. Veo el ángulo que proyectan sus hombros, la dulzura de su cuello, la suculenta sed de sus labios. Veo sus pechos (lo único desafiante aquí), el deseo latente en su discurso.

 
 
(De "Las tramas de la noche", 2011).

lunes, 2 de mayo de 2011

Tres más...

.
6



a fuerza de irrealidad
celebramos la historia más hermosa



7



que dejés un latido en la almohada
desmenuzando uno a uno los sueños ahí ocultos



8



hay un hueco entre mis brazos
que sugiere la impronta de tu espera

 
 
(De "mil200", 2011).

domingo, 1 de mayo de 2011

Tres poemas.

.
1


con los ojos abiertos
acudo al asedio de la noche



2


fuera de los límites de este poema
están todos aquellos que no escribiré nunca



3


uno o dos despojos
restituyen tu boca


.
(De "mil200", 2011).

miércoles, 27 de abril de 2011

Oda a tus ovarios

.
ADVERTENCIA:

La oda que transcribo a continuación fue mencionada (como ejemplo de lo que no se debe hacer) en el concurso de “Cantos y semblanzas a la mujer”, organizado por los abogados de la moral y las buenas costumbres del club social de mi pueblo. Patricio Pérez, antiguo juez de paz, chupacirios profesional y jurado en el concurso, procedió a crucificarme públicamente, sin poder olvidar, indudablemente, un antiguo incidente (ver pinchado aquí) que nos tuvo como protagonistas.

Al parecer, el uso de cierta terminología resultó ofensiva para los parroquianos que, boca abierta, escucharon al benemérito señor Pérez recitar las odas participantes (y entre ellas la mía) después de los avisos fúnebres de la misa.

Con lo expuesto, no hay que ser muy lúcido para darse cuenta de que soy el receptor de los murmullos, de los dedos acusadores y de cuanto chisme ande dando vueltas por el pueblo. Hasta ahora, el único que me devuelve el saludo es Pedro Parrales, un viejo amigo panadero que hace unos asados para chuparse los dedos. Pero estimo que eso sólo será hasta que descubra que él no es el peso completo del cuento.



sin ánimos de injurias
por exaltar tus penurias
sirva mi humilde canto
para lo que vale tanto


meandros de aquel sosiego
que hoy brutales como un ruego
dilapidan la afonía
de aquella tierna ironía


oh! mujer digna de mi amor
dime por qué el clamor
que procede cual devotas
me rompe así las pelotas
.
.

martes, 26 de abril de 2011

Poema 13

.
Verte en la cocina, y entender urgente amar hasta la cáscara de la cebolla que tirás al cesto de basura, en medio de un mar de lágrimas.

O,
las dos versiones de tu pelo
abarcando la esdrújula almohada
que yo miro a la distancia.

Hablo de ese olor a lavanda de la ropa limpia, sobre la mesa en donde la metáfora de mis papeles estorba tus pormenores hogareños.

De cada cosa,
conmigo o contra mí,
que te roba un instante
de aire
y me quita este ahogo
aquí adentro.
.
.

jueves, 21 de abril de 2011

Videopoema.

Un regalo de Gustavo Tisocco.

martes, 19 de abril de 2011

Tres poemas

.
1


otra vez el camino hacia la sal
con su rastrojo de dudas
delimitando cuatromilmetros y más
de inmediateces



2

las nubes
son ese velero que surca
el mar que hay en tus ojos
cuando los párpados caen
y la noche es un telón
que acaricia lo que somos



3

[aquí y ahora
sólo quisiera ser
el huésped de tu sueño]

 
 
(De "Las tramas de la noche", 2011).

lunes, 18 de abril de 2011

Rojedades

.
remonto
el bermejo
boca adentro

y en un enclave de barro y humo
descubro que el candor de su selva ronca
se me parece en las furias

en esa manía eterna de buscarte
en el aire de otro cielo
               en la excusa certera
               que me devuelve a tu abrazo
.
.
.

jueves, 14 de abril de 2011

20

.
Siempre
hay
algo
más

que este cúmulo de inciertas noches de bamboleante sosiego, donde un ciclópeo telón apunta mi maltrecha entereza.

Que
este
puñal
de
ternura

que aprieto entre los dientes, para sacarle verdades a la rispidez que comparece ante el instante en el que vos, diminutamente hermosa, recibís el torrente de esa estrella, invadiendo tu cuerpo, mojándolo íntegro.

Siempre
hay
algo
más

que este desaforo sobre mi equino, que este refunfuñar desazones y procurar que la cerrazón que el cielo otorga, no acometa sobre mi destino de quebrada río arriba.

Estoy
diciendo

que aquí no tengo nada y que estoy solo, hablándote en la costumbre de sacudirte el vestido, aunque mires la ciudad y lo ignores.

 
(De "Tregua", 2011).

miércoles, 13 de abril de 2011

Sentencia.

.
salir de vos
es
deshacer el amor



(De "Tregua", 2011).

lunes, 11 de abril de 2011

Del cuaderno rojo.





NOTA: Con un click se agrandan las imagenes. Con nada se hace legible a la letra.

martes, 5 de abril de 2011

19

.
Lo curioso fue verte a vos y no a mí en ese espejo, dejar que el corazón se detuviera, adrede, los kilómetros que duró el desencuentro. Y saber, que en un futuro no muy lejano, clavaría esa espina carcelaria en tu pie, para que vos, al andar, dudes el ejercicio del salto, dificultando así los pormenores de tu lateralidad.

Quiero decir que, lo que subyacía a aquella afrenta, producto de la confusión y la incertidumbre, acaso era esa intención borrosa de abrirte una herida mortal, para así poder lamer tu cuerpo y sanarte el alma.

Está de más aseverar que yo no sé de líneas que superen la geometría de mis escuadras. Yo sólo amo, temo y me entrego, como único recurso literario ante el desafío que propone la más descabellada de las historias: la nuestra.


 
(De "Tregua", 2011).

domingo, 3 de abril de 2011

16

.
                            
hay algo que subyace
a lo efímero

a la lentitud del aire de tu boca
erizando mi clavícula

al vaivén
de entrar mi cuerpo al tuyo
y habitarlo

hay algo mucho más profundo
que ese grito parejo
y esa sonrisa hilarante
sazonando nuestras piernas

que esas dos formas
una cóncava
y la otra convexa
acertando las agujas del reloj
agitando banderas
recobrándonos la integridad
que la distancia nos quita
a menudo

 
(De "Tregua", 2011).

viernes, 1 de abril de 2011

DIECIOCHO

.
toda la primavera
cabe
en mi morral
de cuero maltrecho

[Yo la ensarto brusco, repentino, en medio de una imprevista lluvia de julio que me agarra desabrigado al bajar del colectivo.
No sé si pensar en las quince cuadras, o en los quince minutos de noche y frío que me esperan, después del primer paso. O acaso en la nieve que esta noche gestará suposiciones en mi techo, mientras yo, inconsciente, dilucide en el licor o el tabaco las razones por las cuales, de las novecientos treinta y dos caras que vi hoy, ninguna era la tuya].

las flores
agitadas
no soportan
los pormenores del encierro



(De "Hijo del viento y otros poemas", 2010).

jueves, 31 de marzo de 2011

14

.
a veces
quisiera propinar improperios
deliciosos
               a mansalva y sin mesura

pero la gente espera
que de mi boca culta
salgan evocaciones profundas

entonces digo
                     noche sirena nube
                     amor montaña nube
                     nube lluvia mar
                     nube

que es lo mismo que decir
mundo de mierda
quisiera patearte el culo

aunque no parezca

 
(De "Poemas de más acá", 2010).

miércoles, 30 de marzo de 2011

11mil

.     
                            A Guillermo Iglesias.


imprudente
incinero mis pulmones
contamino mi sangre

me adentro
este oficio predilecto
esta ceremonia desigual

el maldito
(aséptico por exigencias del guión)
creerá que el remito
supone romanticismos desalmados
o excesivos cuerpos salivados

y se tratará en cambio
de la tarea diaria de
nacer
vivir
morir

y amar
(aunque no parezca)

 
 
(De "Poemas de más allá", 2010).

martes, 29 de marzo de 2011

9 (maneras de decir)

.
De norte a sur, se produce el acontecimiento: ¿puede ser posible que el cielo dispute rincones con la nubosidad de tu pelo? Y los rayos que no cesan en su avance, que persisten, pero que no opacan las mareas que atraviesan tu entraña*.

Abajo, más abajo, se dilucida el torrente de tu estrella (ese quejido de otro tiempo) emanando una dulzura sin correspondencia, sin fin**.

Y la catapulta del salto, con un aroma a azahar que puebla todo a su paso. Y que yo siento violenta, desaforadamente, como si de ese nimio, pero inconmensurable proceder, dependiera el siempre latido de mi pie izquierdo (cuándo no)***.

Lo que viene después es la fastuosa ceremonia en la que mis ojos te encuentran, detenida en el tiempo. Antes. Después. Y la desembocadura visceral de dos verbos que hacen, hacen y hacen, para que el mundo SEA, para que la vida SEA****.

Del sur voy a decir lo ineludible. La marca que cronos otorga para que la tierra soporte su propia estructura, igual o más ineludible. El camino de regreso nunca existe, mas, la huella que ayuda a encontrar el rumbo queda por siempre. Aunque lo ignoremos eternamente*****.

------------------------------

* Quiero decir, tu pelo deslizándose imponente, disputándose, sí, el espacio destinado a tus ojos, esos artilugios azul profundo.

** Aquí tu boca, siendo boca que besa, que dice, y el cúmulo de una voz palpa-ble que deposito antes en mi mano derecha, y que miro y miro y miro, para posar, después, por un magnetismo que ignoro, en el costado lacerado, donde la herida cicatriza dulcemente.

***Tu cuello, esgrimiendo aquel collar obnubilante que una noche disuadió todo intento de encontrarte sin tapujos, y que yo sugerí desvestir para espiarte más de cerca, para tener certezas. Y ese olor tan claro, tan evidente.

**** De tus manos me quedan la graciosa curvatura de tu índice izquierdo, que no es tal, estrictamente hablando, pero que yo invento, para verlas, para que SEAN, para arrancarte una risa. ¿Cuántas cosas que ignoro guardan tus manos?

***** Tu pie descalzo. Uno, sólo uno. Las huellas por la casa. Y el tiempo mar-cando un pulso desigual, tramposo.


NOTA A LA DECIMOSEGUNDA EDICIÓN EN ESPAÑOL

Cuando este texto apareció por primera vez, hace ya algún tiempo largo (o corto, de acuerdo al lugar del que se lo mire), olvidé mencionar y/o aclarar (por si quedara alguna duda) que una vez hubo una muchacha que tenía una sonrisa impecable, que desconcertaba a quien la mirara (aunque seguramente pocos perspicaces atinaran a descubrirlo y ella no lo supiera). Que sus ojos en-cerraban un misterio azul profundo (lo dije aquella vez, lo sostengo ahora). Sospecho que de haberla mirado fijamente algún tiempo, me habría adentrado en el mismísimo mar. Que su pelo, que era un tema aparte, que implicaría hablar de una innumerable cantidad de manos hundiéndose en él (al mejor estilo cortazariano), no dejaba lugar a dudas: uno lo miraba acariciar el aire y entendía muchas cosas.

Pero hay algo importante, muy importante. Esta muchacha hablaba y en-cendía la gracia, y todo se llenaba de pájaros picoteros y flores de colores. Claro, ella no lo sabía (ignoro si lo habrá descubierto alguna vez). Pasaba por la calle y los cuellos se contracturaban de tanto andarle el cuerpo. A la distancia, por supuesto. Pero, claro, ella no lo sabía.

Estimada amiga, muchacha, que si está a tiempo, que si lee esto, acuérdese, su risa le hace bien al mundo. Y ande, ande como si su sola presencia fuera necesaria para que las palomas de las plazas coman y vuelen, para que el taxista no duerma en la butaca a la hora de la siesta, para que la estatua ecuestre tiemble de impotencia su destino de bronce. Y acuérdese, siempre, que siempre se está a tiempo de ser linda y dulce y tierna (como las abejas que se posan en su pelo).

 
(De "Poemas de más acá", 2010).