domingo, 5 de diciembre de 2010

Gallus gallus (una terrorífica historia de terror)

Entonces sucede lo de siempre: uno piensa en términos gastronómicos, y no sabe qué carajo hacer con los tomatitos cherry, con la albahaca, con los huevos y el queso de cabra, con la bestia que todos llaman pollo, y que yo sé que en realidad es una bestia atroz que pronto se parará sobre sus zancos fritos y mirará sin cabeza, y tratará de saltar a algún cuello para saciar su sed de muerte. Y, ahí, en el instante anterior a que la bestia catapulte su intento mortal, advertiré que son las dos de la tarde, que esta reunión de mierda no da para más, que mi estómago controla mi cuerpo, mis acciones, y que a quién carajo puede importarle la estética planeada en el trasluz de una vitrina blanca, transparente, esmerilada u ocre, máxime asumiendo que a esta hora en la que me pica el cuero desplumado, soy una bestia feroz con instinto asesino.

A Fu y a Fa.

31 comentarios:

Susan Urich Manrique dijo...

Jajajajajaja!!! ya sé que ha debido aterrorizarme, eso que te sirva para notar mi "alrevesidad". El texto me encanta. =D

Leo Mercado dijo...

Jajajajaj. Nooooo Susan, no es un cuento de terror es un cuento terriblemente mal escrito...
Besotes!!!!

Luna dijo...

Ella jamás ha pensado en términos gastronómicos. Es más, pierde la memoria luego de leer esa palabrota. Al pollo lo conoce o, animalito de Dios con plumas o, patas arriba de última descuartizado. (Alguna vez de niña, tuvo una pesadilla con una gallina sin cabeza)
Y Gallus Gallus, nombre con clase para el equipo de sus amores, entiéndase el mejor: RIVER.
Y si, es una reunión de mierda, lo dije, de mierda, que a las 3.50, según la vitrina pixelada no hace más que aumentar la fuerza del nudo en el pescuezo. Por Dios! Que no me controle la emoción o me hago hincha de boca (leyó bien, con minúsculas). Y eso…sería suicidio deportivo.

Leo Mercado dijo...

Ella: Te gustó o te pareció una reverenda cagada?

Luna dijo...

Me parece la cruel realidad...pobre pollo...

Leo Mercado dijo...

No te entiendo....

Leo Mercado dijo...

Nadie supera la primer injusticia de no tener un plan.
Gracias por el gusto.

Leo Mercado dijo...

Claro... o ni Fu ni Fa....

Guillermo Iglesias dijo...

Leo,¡qué manera de hablar en serio, por debajo de la superficie narrativa!

Leo Mercado dijo...

Gracias Guille, maestro, por los conceptos vertidos....

Vanesa Salazar dijo...

Jajajajajajaja!
Jajajajajajaja!
Es MUY bueno.
Me gusta.
Beso

Leo Mercado dijo...

Gracias Vane.
Beso enorme.

Ananda Nilayán dijo...

Leo, es fácil hacer un apaño con el queso, los cherrys, los huevos y la albahaca, pero con el pobre pollo ya es otra cosa. Y encima clama venganza!!!
Pobre... gallus gallus, qué tremendo.

Besitos

Natacha dijo...

Es muy bueno Leo.
Un abrazo.

Susan Urich Manrique dijo...

Algo de Vallejo, para torcerse un poco la cabeza desde bien temprano. Un abrazo, leodelosplanetas.


De todo esto yo soy el único que parte.
De este banco me voy, de mis calzones,
de mi gran situación, de mis acciones,
de mi número hendido parte a parte,
de todo esto yo soy el único que parte.
De los Campos Elíseos o al dar vuelta
la extraña callejuela de la Luna,
mi defunción se va, parte mi cuna,
y, rodeada de gente, sola, suelta,
mi semejanza humana dase vuelta
y despacha sus sombras una a una.
Y me alejo de todo, porque todo
se queda para hacer la coartada:
mi zapato, su ojal, también su lodo
y hasta el doblez del codo
de mi propia camisa abotonada.

Leo Mercado dijo...

Es curioso, dado que yo, Leodelosplanetas, siempre, soy el único que parte...
Gracias Susi.
BESOTE!!!

Jorge Encinas Martínez dijo...

Está muy bien tu relato, arrastra y hace sentir de manera descarnada. Pero, a partir de ahora, no podré ya volver a mirar al pollo con los mismos ojos.
Un saludo

Carolina dijo...

No tiene desperdicio, es un texto que no necesita postre.Sos grande Mercado, te admiro.

PD: aflojale al pollo, ya sabés lo que dicen

Leo Mercado dijo...

Gracias Jorge por tu comentario. Cuanta alegría me dar leer lo que decís. Si la literatura no sirve para modificar el rumbo de las cosas, para cambiar el mundo, para permitirnos mirar lo cotidiano de otra forma, no sirve para nada.
Festejo alegremente tu comentario, con toda sinceridad.
Un fuerte abrazo.

PD: Yo tampoco miro al pollo con los mismos ojos y, incluso muerto ya, cuando me lo adentro, dsconfío de él...

Leo Mercado dijo...

No, Carolina, pequeño, diminuto, mínimo. Pero estoy lleno de océanos.
Un beso grande.

Luna dijo...

Regreso y leo que Gallus Gallus dió que hablar ... es un gran texto, salido de un instinto escritor.

Gamar dijo...

Me gustan los textos cuando tienen una vuelta inesperada. Este no paró de girar.
Saludos desde muy lejos

Guillermo Iglesias dijo...

Hay ese planteo. El texto concebido como fragmento de un discurso más extenso, como recorte de un fluir de conciencia que lo precede y que seguramente continúa después de la última palabra escrita. Abre con un adverbio que opera como condicional y nos pone a sospechar hasta de los tomates. Un lector tenaz podría, con esas pocas líneas, reconstruir la biografía del protagonista.

Guillermo Iglesias dijo...

La cantidad de cosas innecesarias que digo podrían volver a hundir el Titanic con Dicaprio boludeando en la punta y todo el elenco.

Cinzia Procopio dijo...

Hola bello, gracias por tu visita. Este mini cuento está excelente...supongo que el hambre, el fastidio y el mal humor ejercen una influencia macabra!!! Muy bueno.
Un beso

Leo Mercado dijo...

Ves que uno siempre regresa, Luna?
Un beso grande.

Leo Mercado dijo...

Gracias Gamar, por el concepto, por el mareo.
Un abrazo desde muy cerca.

Leo Mercado dijo...

Guillermo Iglesias. A ver amigo...
Me estás puteando con un discurso velado? Jajajajajaja.
Aprecio un montón tus conceptos, siempre te lo digo. Sos una gran escritor y un gran amigo.
Un fuerte abrazo.

Leo Mercado dijo...

Gracias Cinzia!!!!!!!!
Te abrazo fuerte fuerte.

La que vive al lado dijo...

Bellua insatiabilis!!! jajaja
Y como ya sabés que mis dos neuronas viven en corto circuito y que las cosas que digo -o escribo- no tienen relación enter sí, permitime este espacio para decir que la película Titanic ES UN BODRIO, que de romántica no tiene nada (más si se me viene la imagen de la protagonista sacándole los deditos de la madera a Di Caprio para que se hunda su cuerpo en mar, y que la canción es insufrible!!!).
Ahora me siento mejor. ¿Qué? ¿No se nota????
Besos

Leo Mercado dijo...

Si, vecina, cuánta razón tenés. A mi me cayó como el .rto el asado del sábado en la noche. Es raro, porque siempre que llueve llevo paraguas, sin embargo esta vez, parece que pisé de más el acelerador del horno y se me prendió fuego la torta. Un bajón.
Beso grande y gracias por venir.