sábado, 6 de noviembre de 2010

62

.

me derrumbo

clavo mis incisivos
en la tierra

entonces sueño
que este bar
que esta ciudad

sospecho que mis pies
distan mil espejos
de estar a salvo

..................... Cusco, octubre de 2007.
.
(Este poema forma parte de la serie "Edad sol", es de 2007, y apareció publicado también en la página que lleva adelante el amigo y poeta Gustavo Tisocco: http://mispoetascontemporaneos.blogspot.com/)

8 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

Pues vamos a comprarnos unos zapatos nuevos, Leo. Que para estar a salvo hay que estar cubiertos. Yo los quiero abrigaditos, que siempre hace frío.
I have never met Susan and you, but I miss talk both.

Abrazos

Leo Mercado dijo...

Ayyyy, muchacha verde, a veces ni los zapatos nos ponen a salvo. Mucho menos de nosotros mismos...
Gracias por venir.
Abrazo trasatlántico.
PD: Hablemos....

Susan Urich Manrique dijo...

Entre ambos, foto y poema, me has sacado una micromuerte, esa en la que sin saber estamos fuera de nosotros mismos por un segundo dilatado!!!

A veces no sé si estar a salvo sea bueno o malo, sólo apreciamos estar a salvo cuando hemos sido perseguidos, acechados, si estuvieramos siempre a salvo moriríamos de linealidad, de estancamiento, pero también es cierto que estar corriendo constantemente nos mata de altibajo... entonces, qué elegir?

Abrazo, Leo de los planetas.

Leo Mercado dijo...

Uffff Susan!!!!! Cuanta razón tenés.... Por eso, de vez en cuando muero, para saber que el placer de estar vivo no tiene precio.

Un abrazo, mi amiga marciana.

Silvia dijo...

me encaanta el poeeema!
te sigo!
http://silvia-yellfire.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Lindo, lindo ( no voy a entrar en un debate aburrido de análisis sin sentido, el autor siempre tiene la razón)

Leo Mercado dijo...

Gracias Silvia. Voy a pasar a visitarte (me gusta el mate con azúcar...jajaja).
Un beso grande.

Leo Mercado dijo...

Salvo cuando no tiene la razón, anónimo (y a mí me pasa todo el tiempo...)
Saludos!