domingo, 24 de octubre de 2010

Croquis inaugural


Daniel M. pasó más de treinta años dibujando casas en su tablero. Él les deli-neaba personitas adentro (“muñequitos”, decían sus hijos), con lápiz, para que los censuradores de la planificación urbana no sospecharan. Entonces, antes de la entrega, las borraba lenta y pausadamente. Menos una cara, menos una pierna, menos un vestido, las paredes quedaban despobladas.

Un día, Daniel M., cansado de tanta casa vacía, de tanta cosa, decidió dibujar una distinta, con colores, con risas, con ventanas, con abrazos. Y las personi-tas que habitaron el plano fueron de tinta. Y fueron siete. Y fuimos nosotros.

Desde entonces, Daniel M. ya no dibuja casas, ahora dibuja hogares.

-Son más cálidos, no? –dice.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

¡y yo soy el hijo de puta!
Esto es bueno, sin perdón.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

el anónimo soy yo
guillermo iglesias

Leo Mercado dijo...

Guille, amigo...
Un abrazo!!!!

Susan Urich Manrique dijo...

Pero qué ternura!!!!

Leo Mercado dijo...

Jajajajajajaja. Gracias Susi.
Un besote!

Jazmín dijo...

Hay personas con luz , y son de colores...( Creo, creo, que sos una de ellas...)

Sirocos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leo Mercado dijo...

Por suerte existe el beneficio de la duda aun.
Gracias Jazmín.

PD: Soy oscuro, turbio, innecesario...

Leo Mercado dijo...

Nata: Un escritor dijo alguna vez que uno escribe para juntar sus pedazos. Sospecho que, con lo que decís, uno lee (también) para juntarlos.
Un beso grande.

PD: Es probable que Guille no recuerde nada, en este momento; lo cual es un buen presagio.

Elena Lechuga dijo...

Hay días que traen aires nuevos. Y a veces, son tambien buenos. Me ha impactado oir tu voz, dice casi tanto como lo que calla.
No hay océanos que separen palabras, y qué suerte poder compartir éstas contigo.
Te leo.

Un beso.

Leo Mercado dijo...

Gracias Elena por confirmar mis sospechas.
Un beso grande.

PD: Y gracias por llegar hasta aquí. Será un placer compartir este universo con vos.