miércoles, 29 de septiembre de 2010

Íes

.

Íes van, íes vienen. Se le fugan como el pez (el que alguna vez tuvo entre sus labios) que se retuerce y ríe ante el pescador novato de anzuelo de alambre. Y el más se le ausenta por un instante (que para ella es la suma de todos los tiempos). Yo le digo que no, que la gracia, que desde aquel primitivo Adán, muerto de frío y miedo ante una Eva voluptuosa y vulnerable, hasta yo, o mí, cabe mucho. Bueno, eso. Ese todo. Y las íes, nuevamente por el piso, entre los poemas sueltos (los de versos saltarines), los cuentos sin desenlace, la yerba de naranja usada del mate; y en la mesa, en el escritorio, en las caries de mis pies, en las facies del ciempiés; en el zodiacal destino ariano. Íes de todos los colores, perdidas, extraviadas. Sin sus manos. Sin la caricia fiel. Perdidas. Perdidas. Como la ira que vacila acechante este recinto, sin saber qué carajo hacer conmigo, con lo que le toca en suerte; dejándome sabor a nada, por el simple hecho de no haber tenido, de niño, ningún sueño que soñar.

6 comentarios:

Jo Grass dijo...

Qué triste me resulta pensar no haber tenido de niño ningún sueño que soñar!

Bello, besos!

Leo Mercado dijo...

Quizá, Jo; quizá el ritmo de la vida te lleva por caminos en donde cualquier error es fatal.
Un beso grande, amiga mediterránea.

Anónimo dijo...

Leo querido,
Por fin hoy puedo entrar a tu blog pero no me deja desde mi cuenta.
Así que: las íes que tu nombras bien merecen sus puntos, como en las mías propias (me lío!!!)

Si más: me ha gustado este texto.

Un beso fuerte.

Ananda Nilayán

Leo Mercado dijo...

Ananda, gracias por el esfuerzo. Gracias por el comentarios. Gracias por llegarte siempre.
Un beso grande.

Jules dijo...

hola, como que llegué por algún lugar
y me pareció que muy bien y que me gustó.
la noche no dijo nada más que dijera que hola, como que llegué por algún lugar..

no vale comentar más de una vez, de sopetón.
salud

Anónimo dijo...

Como que te agradezco (o como que agradezco a la noche incitadora de dulces cosas) Jules, haber llegado por algún-este lugar.
Y sí, sí vale comentar más de una vez...
Besos.

Leo M.