sábado, 1 de mayo de 2010

4 (Desperfecto funcional)


en el centro del pecho
se demora el artefacto malsano

Casi las tres de la mañana. Apoyo mis pies descalzos en el suelo. El frío nada tiene que hacer. Y el tiempo, por su parte, es un sortilegio que saboreo en cada bocanada de aire espeso. No siento nada. No se eriza mi piel. En mi cabeza no tramo soluciones posibles. Pienso en lo injusto, simplemente.
Hacía algo más de nueve años que no sucedía. Pero ahora no temo (como aquella última vez). Espero que retome el ritmo, o se detenga de una puta vez. De una puta vez y para siempre.
Pienso en lo injusto, simplemente. En lo injusto que será no poder mirar a los ojos a la muy hija de puta antes de que me aseste el ladrido final. Y eso me inquieta.

y por mucho que me empeño
nada devuelve
el sórdido estruendo paulatino

o la ira que me remonta
al vientre circunspecto
donde un líquido urgente
horadaba mis angustias

sé perfectamente
que aquí
en este artilugio del tiempo
estaré solo siempre
rabioso
desafiante
para que realmente le cueste
.
.
(De "Poemas de más allá", 2010).

21 comentarios:

Jo Grass dijo...

Rabioso y desafiante hasta que le cueste...La injusticia desencadena sentimientos adversos: rabia, venganza, impotencia, desazón...¡qué mala es la injusticia! y también el desamor.

besos

Leo Mercado dijo...

Sí Jo, sobre todo cuando el órgano que se encuentra en el centro del pecho decide detenerse de vez en cuando...
Besos!

Lu dijo...

Se pararán todos los corazones, arritmias, miocarditis, paradas respiratoras, infartos...pero permanecerán tus palabras plantándole cara al silencio de la muerte. Me has saltado las lágrimas hijo de puta (cariñosamente). Tú aún tienes que dar mucha guerra...

Besos.

Leo Mercado dijo...

GRacias Lucía Robles!!!
Por cierto, muy lindo tu nuevo blog.
Besotes.

Anónimo dijo...

Leo, leí el poema pensando en los "amores" y cuadra perfecto!
Más que nunca se aplica, para mi claro, que la lectura nunca cierra en el escritor, sino, que es una fuente infinita de interpretaciones posibles. Es un mundo perfecto el que allí habita.
Un beso. Diana

Leo Mercado dijo...

Si pero no, Diana. A ver... coincido en aquello del lector como cierre infinito del círculo. Sin embargo, el texto fue durísimo. Me costó muchísimo poder escribirlo. Lo sufrí. Me dolió.
Besos.

Anónimo dijo...

Entiendo Leo. Lo que trataba de contarte es como en general "entro" a un texto. En ocasiones intento impregnarme de él, solo eso; otras veces en cambio, entro de lleno con la subjetividad a flor de piel. En fin, espero entiendas lo que intento decir.
Besos. Diana

Leo Mercado dijo...

Esta bien. Ahora, lo que no me quedó claro es cómo entraste en este texto en particular...

Anónimo dijo...

Desde mi.

Leo Mercado dijo...

Ah, claro.

Anónimo dijo...

Bueno espero que se amplie la idea, o yo la pueda comunicar un poco mejor.
Saludos. Diana

Leo Mercado dijo...

jajajajajajaja

Anónimo dijo...

Uf risa irónica, pero ya te llegará ampliada, de verdad eh.

Leo Mercado dijo...

No entendí.....

Anónimo dijo...

ok, ok, a ver...

Leo Mercado dijo...

Pido las disculpas propias del caso: soy un poco limitado.

Anónimo dijo...

jajajajaajaja. Ahora creo que me cargás

Pilar B.G. dijo...

Me parece desgarrador.
La expresión y el formato me han encantado. Enhorabuena! Leo

Lauri dijo...

¡Hola, Leo!
Gracias por tu comentario en mi blog. Me gustó el aporte...
Y me gustó este ¿poema-cuento?, esta ¿indiferencia-venganza?, que de manera muy interesante narrás y compartís acá.
¡Cariños!

Leo Mercado dijo...

Lauri, dice Julio Cortázar al respecto (en "Salvo el Crepúsculo"): “un amigo me dice: “todo plan de alternar poemas con prosas es suicida, porque los poemas exigen una actitud, una concentración, incluso un enajenamiento por completo diferente a la sintonía mental frente a la prosa, y de ahí que tu lector va a estar obligado a cambiar de voltaje cada página y así es como se queman las bombitas”. Puede ser, pero sigo tercamente convencido de que poesía y prosa se potencian recíprocamente y que lecturas alternadas no las agreden ni derogan. En el punto de vista de mi amigo sospecho una vez más esa seriedad que pretende situar la poesía en un pedestal privilegiado, y por culpa de la cual la mayoría de los lectores contemporáneos se alejan más y más de la poesía en verso, sin rechazar en cambio la que les llega en novelas y cuentos y canciones y películas y teatro, cosa que permite insinuar, a) que la poesía no ha perdido nada de su vigencia profunda pero que b) la aristocracia formal de la poesía en verso (y sobre todo la manera con que poetas y editores la embalan y presentan) provoca resistencia y hasta rechazo por parte de muchos lectores tan sensibles a la poesía como cualquier otro”.
Gracias Lauri por llegarte. Vení cuando quieras.
PD: Es valor y resignación, acaso...

Leo Mercado dijo...

Pilar!!!! Sin querer queriendo, contesté un poco tu comentario en el comentario anterior (la respuesta a Lauri).
Gracias.
Besotes!!!!