martes, 25 de mayo de 2010

16

.
me deshice en un color
sin complemento

urdí un minúsculo
un mínimo latido

y te besé hasta los desaciertos


(De "Poemas de más allá", 2010)

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Lindos versos Leo. Al leerlos me dió una sensación, como cuando "uno" se despoja de si mismo.
Saludos Diana

Leo Mercado dijo...

Mmmmm... como cuando uno se despoja de sí mismo en tanto escritor, en tanto lector o en tanto ser humano?
Besos, Diana.

Anónimo dijo...

Bueno, en algún momento intercambiamos opiniones, respecto de "donde está" alguien que lee. Seguramente te pasó, con alguna canción, un poema o en otras situaciones, que tu concentración es tal que el resto desaparece, incluso vos mismo. En ese punto estamos.
Besos Diana

Leo Mercado dijo...

Ja! Entiendo...
Que bueno Diana, entonces que "uno" pueda despojarse de sí mismo con unos simples versos.
En serio, me alegra.
Besos.

Mónica Angelino dijo...

tIENE QUE VER CON ESO DE LEER AL OTRO Y SENTIR QUE EL POEMA TE ATRAVIESA.

ME GUSTÓ!

SALUDOSSSSSSSS

Leo Mercado dijo...

Sin dudas. De hecho, creo que de eso se trata.
Gracias, Monica.
Besos.

...jebumarï... dijo...

noooo qué hermoso :)
qué lindo leerte leo. un placer. ¿Cómo podés decir "te besé hasta los desaciertos"? waw ... me encanta.
abrazo

p/d: Creo que en vez de despojarnos de nosotros mismos, es al revés: Nos vamos sacando de a uno los velos para quedar desnudos, somos esto. El poema atraviesa justamente porque llega a lo más hondo, a lo que somos en realidad -aunque sea extraño reconocernos allí, por tanta cosa que llevemos cargando por fuera-. :*

Leo Mercado dijo...

Así, jebu: "te besé hasta los desaciertos".
Gracias por tus lindos comentarios. Me hacen bien.

PD: Coincido plenamente con tu posdata. Solamente cuando quedamos desnudos, nos reconocemos el cuerpo, no? En el sentido literal y en el otro. Cualquiera que pueda hacer el ejercicio literario que acabás de realizar, me devela la médula.