lunes, 10 de mayo de 2010

1.010

mi aliento le ronda el cuello
se le mezcla en los papeles
tormentosamente hoscos

ella frunce el ceño
se reintegra a la rutina
laboriosa de dar aire

mi boca besa su frente
su euforia
el mal augurio que sugiere
el tedio del domingo

mi mano toca su pelo
su capricho
la reflexión certera
de una duda detenida

aquí no hay sofisma posible
señores
sólo dos cuerpos
y mundo e intemperie


(De "Poemas de más allá", 2010).

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Nuevamente.
Buena forma de desafiar el tedio de un domingo, (según yo, claro)
Saludos Leo.
Diana

Leo Mercado dijo...

A veces, el tedio del domingo se expande al resto de la semana y las palabras, a veces, nunca alcanzan
Besos.

Jo Grass dijo...

Todos reconocemos el tedio de domingo pero, tienes razón: a veces se queda con nosotros el resto de la semana. Me gusta la escena, siempre sugerente!
besos

Leo Mercado dijo...

Pues definitivamente, Jo. Hoy es martes, y yo no consigo desprenderme de él.
Besos.

Mónica Angelino dijo...

A veces el tedio me alcansa antes de empesar el día.

Saludossssss

Leo Mercado dijo...

Hay que desprenderse de él ferozmente, entonces...