jueves, 4 de marzo de 2010

2
.
....................La noche dictamina cruelmente. Y su sentencia aquí es implacable: debatirse incansablemente en esta habitación de cuatro metros por cuatro, sin posibilidad alguna de alternativa. Ejercitar mi estupidez, dibujar pájaros. Pájaros de alas enormes. Peces de todos los colores y tamaños. Y no huir.
.
.
.

3
.
por qué tu nombre viene
a recorrer mis papeles
.
.........................a espantar la desidia
.........................con la que me aferro al libro
.........................para que el mundo sea
.
por qué todo el peso del tiempo
marcó un pulso inefable en nuestro revés
.
.........................sacudiendo abruptamente
.........................una vida mal habida
.........................devenida de una noche nunca propia
.
por qué
por qué nos dolemos tanto
.
.

(Quién lo hubiera dicho. Es la casualidad la que hace estragos, definitivamente.
Quién lo hubiera dicho. Yo tomaba mi café sin mayor propósito que el de observar su trágico final, que el de matar mi inútil tiempo. Pero apareciste por esa puerta, porque llovía y era el único lugar abierto; y yo levanté la vista, en vez de seguir enroscando sobre sí mismo cada sobre de azúcar. Y te vi).
.
.

(De "Poemas de más acá", 2010)

11 comentarios:

Jo Grass dijo...

Tienes un magnífico don para expresar emociones y permitir al lector que ponga la imagen precisa en su imaginación.

Bravo

Ananda Nilayán dijo...

Hoy Leo querido, leo tus versos y me taladran el corazón. Son muy bellos, llenos de sentimientos que se hacen propios.
Admiro cómo los has creado y te felicito.
Cuánta delicadeza y sensibilidad tienes ^^

Un abrazo enorme.

Leo Mercado dijo...

Jo: Cada palabra es muhas imagenes, lo cual otorga múltiples posibilidades. Queda en el lector elegir la que mejor se aomode a sus motivos. Beso grande.

Ananda: Es de esperar que ese taladrar sea del bueno, de lo contrario, tendrías un colador por corazón. Apropiarse de la palabra: de eso se trata. Y si resulta, el que agradece soy yo.
Besazos

Anónimo dijo...

Preciosos versos, pensaba mientras los leía, cuantos seres noctámbulos dibujaran siluetas, en esas noches que se hacen interminables.
Ahora sé porque no creés en las casualidades!!!!
Saludos. Diana

Leo Mercado dijo...

Diana: por momentos tu escritura me parece conocida, pero sólo por momentos. Gracias por pasar.
Besos

Anónimo dijo...

déja vu.
De nada, disfruto leerte.
Diana

 Amélie Poussière dijo...

"por qué
por qué nos dolemos tanto"

ese verso me recuerda a Pizarnik.
Comparto, como sabés, el sentimiento de Diana: disfruto leerte.
Un beso enorme Leito, hablamos!

Leo Mercado dijo...

Gracias Ame, vos sabés bien que el sentimiento es mutuo.
Abrazo grande para allá!!!

Paola Arciniegas dijo...

Implacable pero dulce sentencia [incumpida en parte].
Acaso dibuar pájaros y escribir "ese nombre" sea una forma de huir.
Que buenos versos, un gusto leerte.

Paola Arciniegas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leo Mercado dijo...

Gracias Paola! Ayer intenté dejar un comentario en tu blog, pero no sé si pude porque me daba error.
El comentario decía algo así como "Que buen lugar..." Jajajajaja. Beso.