lunes, 9 de febrero de 2009

Poemas para coser cuerpos...

1

hoy te escribo un verso
son las nueve de la mañana
en esta que es mi cárcel inventada

vos dormirás
tu sueño de occidente
escondiendo flores en tu vientre
ignorando el malhumor
de mi pescuezo
la hosquedad de mis entrañas
y el filo último
de un día para otros

yo no sé de nubes
no sé del mar
es todo lo que voy a decir

sé que te tengo
en estos versos
un poco
(que tengo esta cicatriz
aleteando mi voz
ríspida)

aunque esté aquí
preso
ensimismado



4

no es para mí
el destino exacto
del verso

no puede serlo

diminuto me revuelco
entre otras piernas

conjeturando
algún placebo
sí por cierto
mío



5
(primer intento)

el mar se me confunde
a veces
con el amplio cielo liso

entonces
cuando eso sucede
yo no sé si navegar mi nave
en su exacta horizontalidad

debo decir
deberían saber que aquí
en salta
al mar se llega subiendo a una montaña
e inhalando profundo

he ahí el origen de la confusión



8
(invitación al vuelo)

esta noche
dejo la ventana entreabierta
para que ese lugar de cópula que las casas
han aprendido a usar
a lo largo de la historia
no sea sólo un recuerdo
que viene de vez en cuando
a llorarse en las paredes
a dolerse en los cristales

a saberse
en fin
en el cuerpo dispuesto sobre la cama

que parece ser el mío

(De "Poemas para coser cuerpos", 2009)

1 comentario:

Gustavo Tisocco dijo...

Poemas exactos, altos, me han gustado muchísimo.
Un abrazo gus.