domingo, 28 de diciembre de 2008

TODAS LAS MUERTES, LA MUERTE.

......................Espero alegre la salida y espero no volver jamás.
.......................................................................FRIDA KAHLO



Con la obra lista. Con las manos desbordando rojo. Como en cada final, ella se reconocía en las formas, en el color. Entonces se odiaba. Y se mataba. Había olvidado ya, el primero de sus espejos. No recordaría, entonces, jamás, el número total de sus fallecimientos. Ella había muerto, lo sabemos, una y otra vez, insistentemente, en el último trazo del pincel, en el primer repaso de la vista.

Pero hoy sería distinto. El cuadro dejaba ver una puerta entreabierta, al principio; cerrada, al final. Esa, señores, fue su primera, su única, su verdadera muerte.
.......................................................(De "Memoria de la sal", 2008)

1 comentario:

Redacción dijo...

La muerte de una pintura, se refleja en sus cuadros. La de un escritor, en sus letras. Por fortuna, nuestro querido Leo,está bien vivo y con pilas.



(NO me simpatiza a Frida, porque adoro a Diego Rivera)