viernes, 15 de agosto de 2008

5

la sopa hoy
es un breve mar
enfurecido

ceñido a una circunferencia
posada en la recta galería
de abismos

de una morada que no es mía
en una tierra que tampoco sabe de mí
de mis huellas en su frente

la sopa y yo
nos reconocemos
en el furor y en el frío

en la euforia por devorarnos
mutuamente
los adentros



6

cuando tenga boca
temblante
latiente

cuando beba tactos
rumiantes
ásperos

cuando tenga una luna para mí
entonces
sólo entonces

sabré tu oficio
tejedora feroz
de dientes sin hambre

y sombras sin nombre


11

la delicia en la mesa
nos olvida
lentamente

lo propio harán
los inquebrantables mundos
con todos sus paños verdes

nos olvidarán
las risas compartidas
los malos ratos

de tu pelo quedará
sólo una huella en mi mano
sus virtudes invisibles

de mi escarcha
el tabaco ardiente
en el aire de un suspiro

y el estupor
lo inútil
nada más


(de "Lo otro, lo demás", 2008)

2 comentarios:

Javi Mondada dijo...

Decir de alguien que escribe, suele resultar una tarea difícil, muchas veces abominable. Si escribe demasiado bien, qué decirle que no arruine su estética; si quien escribe lo hace de manera vulgar y desagradable, se torna cuanto más difícil el opinar sobre dicha estética. Su situación se acerca mucho más, diría que se besa, a la primera. Pero a este decir de su obra prefiero hacerlo de manera netamente indirecta. Me refiero a que no leerá de mi ningún halago innecesario sobre su poemario. Tan sólo me remito a demostrar mi orgullo inconmensurable por secundarlo en su editorial,a su nombre y su palabra.

No pierda las fuerzas... y si las pierde, escríbalo, mi querido y admirado compañero de letras.

Leo Mercado dijo...

Cuando digo:
"yo escribo para quién
para qué"...
...cuando las sombras con las que está hecha la noche todo lo cubren, y su cíclope excusa aguza el filo de su puñal...
...entonces, sólo entonces, se proyecta el cálido abrazo amigo, que endereza nuevamente el eje que a veces, me sostiene en tierra firme.
La aventura de la palabra es un viaje de ida sin retorno (ambos lo sabemos a ciencia cierta), y es bueno saber que no se está solo entre lo incierto, entre lo ríspido...
Gracias, estimado colega, por por tramar conmigo esta suma de alambres que somos...