viernes, 6 de junio de 2008

35

los ímprobos
los ajenos
los otros

jamás entenderán

que yo
que aquí
que ahora

puedo escribir
los versos más felices
este día

y que elijo en cambio
estar triste esta noche


37

te busco
no hay dudas
mis manos husmean
hasta los lugares
más recónditos

presumo que tus anchos ojos
cargan en su espalda
la ineludible ausencia

y que este río de sangre
que se agrega a la noche
y que corre irrevocablemente
por el lecho de la nada
no sospecharía nunca
lo bien que tu pelo
le hace a esta mixtura despareja
que soy sin vos


39

quizá no valga la pena
buscar la palabra exacta
en el desvelo ahumado
que la noche propone

y que mi cuerpo dispone
con acatamientos disímiles
a mi condición de lecho

debería dejar
entonces
que este bar se beba
el poema escrito en la servilleta

y no invocar más
aquello que no está
que se insinúa simplemente
robándome este esbozo de alegría
en mi boca errante

(de "Cóndores tatuados", 2008)