miércoles, 2 de enero de 2008

31

no tengo historias que contar

a despropósito poseo
la certeza de los saurios
transitándome la espalda

como único relato


34

después de la última
de las lagrimas
destrozándose en el suelo

de que el fin del abrazo
nos deje un espacio hueco

de que el lamento inconmensurable
nos desangre las entrañas

yo te diré
aunque vos ya lo sepas

que partir
es un verbo difícil
de conjugar
de digerir


36


vuelo
en la cadencia del ave
en la inconmovible nube

mi tierra se vislumbra diminuta
bajo mis patas
bajo mi panza de algodón

el sol aquí no duele
brilla estoico
se trasluce en mi cuerpo henchido

sé que después
de abrir los ojos
vendrá la entraña

el chirrido de mis tuétanos
ardiendo en el humo de vainillas y azares
que se gesta
en la boca siempre abierta
de mi pipa

y que no seré nunca
nunca más
parte de ese viento norte
que acaricia
mi minúsculo universo

(De “Desperfectos (cruda poesía mía)”, 2007)

No hay comentarios: