martes, 4 de diciembre de 2007

los mismos, los otros...

3

no somos los mismos
nunca seremos los mismos

nos morimos

y el cielo cerrado nos brinda
el beneficio de su espalda

pero al renacer
algún aroma
acaso un gesto de antemano
nos traerá nuevamente
a la palabra

tendremos que sabernos
otra vez

que disimular diferencias
o sospechadas apetencias


14

mis manos cercenadas
esconden premuras
bajo los pies

las tuyas
en cambio
le hacen bien al mundo

escriben
y
estoy seguro
de eso depende
el aleteo del ave
la ola que pare el mar
la sucesión de las hojas
la borra de mi café

(De "Desperfectos (cruda poesía mía)", 2007)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Nunca somos los mismos, cada segmento de nuestras vida es parte de un cambio constante eso es lo que nos convierte en quienes somos y quienes seremos, sin embargo nuestra escencia nuca cambia, nunca...
Acá estoy...un abrazo.

Ananda Nilayan dijo...

Qué hermosos versos, Leo!!!
Tiene un sabor amargo, pero es que dices verdades como puños, amigo.
Los he releído, los he saboreado, los he exprimido y me ha quedado una sensación de realidad enorme.

Un besito.